Dejemos de usar las crisis para atacar al feminismo

    Se han criticado con dureza desde algunos sectores machistas las manifestaciones del 8M en exclusiva, cuando ese mismo domingo hubo muchos espectáculos con afluencia masiva que tampoco fueron suspendidos.

    18/03/2020.
    La secretaria de las Mujeres de FSC-CCOO, Carmen López (en el centro de la imagen), en la manifestación del 8M de Sevilla

    La secretaria de las Mujeres de FSC-CCOO, Carmen López (en el centro de la imagen), en la manifestación del 8M de Sevilla

    La actual situación que vivimos no debe ser excusa para dilapidar derechos conseguidos o permitir comportamientos machistas. Miles de personas se encuentran en un encierro obligatorio y necesario, otras que no pueden quedarse en casa siguen al pie del cañón, un esfuerzo que es de agradecer, como lo es el de nuestros servicios públicos, excelentes y ahora más necesarios que nunca, en unas circunstancias excepcionales que han motivado la declaración del estado de alarma, con el consiguiente recorte de derechos.


    Sin embargo, hay quien aprovecha la situación actual para volver a usar las redes sociales para llamarnos a las mujeres histéricas o culpabilizarnos de que estemos como estamos. Los avances que hemos conseguido en igualdad deben permanecer, no podemos retroceder, y no hay justificación para detener los avances, aunque sea muy a pesar de ciertos machistas. Podría poner ejemplos vistos en estos días sobre este comportamiento casposo, pero me centraré en el 8M.


    Qué fácil es decir que algo no se debería haber hecho una vez conocidas sus consecuencias. “Si volviera atrás, no lo haría de esa manera”, solemos decir, pero esta frase lleva implícito un conocimiento que nunca se tiene en el momento en que ocurre algo.


    “Las manifestaciones del 8M se debieron suspender”, sostienen ahora ciertos ‘videntes’, culpando en exclusiva a estas concentraciones del contagio del virus, pero… ¿qué ocurrió con la Liga de fútbol? Los equipos de Madrid jugaron por toda España, en Sevilla, en Valladolid, algunos en la propia capital… y no les faltaron seguidores. Hubo también carreras populares, competiciones y espectáculos varios con asistencias masivas. ¿O acaso se prohibió algo de esto? Fue un domingo cualquiera. ¿Realmente, sabiendo lo que sabemos, y con el resultado del estado de alarma, alguien puede pesar que no se prohibió a sabiendas de lo que iba a suceder? Yo, al menos, creo que no.


    Dejemos de usar las crisis para atacar al feminismo, para intentar que las mujeres ocupemos otra vez los lugares que habíamos abandonado. No es el momento de fomentar el machismo ni otras desigualdades. Es hora de trabajar todas las personas juntas y reconocer el esfuerzo de los servicios públicos, de toda la gente trabajadora que no puede aislarse en su domicilio. Gracias a quienes se quedan en casa y a quienes seguís trabajando en estos momentos difíciles.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.