CCOO rechaza un Paquete de Movilidad que contemple ampliar el periodo de referencia actual de dos semanas en los tiempos de conducción y descanso

    El sector de Carretera y Logística junto con la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO ha mantenido varias reuniones con el Gobierno español y con eurodiputados y eurodiputadas en las últimas semanas en las que le han expresado su ‘no rotundo’ ante esta posible modificación.

    05/12/2019.
    La fatiga mata

    La fatiga mata

    CCOO rechaza que se amplíe de dos a tres semanas el periodo de referencia en los tiempos de conducción y descanso en el transporte por carretera, un asunto que se está negociando en las instituciones comunitarias. Modificar ese periodo aumenta el riesgo para la seguridad vial, agrava la fatiga y precariza aún más a las y los conductores. La cabina de un vehículo no proporciona un descanso reparador, solo un reposo que a veces resulta insatisfactorio por las condiciones en las que se da y por la deficiente equipación de la práctica totalidad de los vehículos que conducen los trabajadores y trabajadoras asalariadas del sector del transporte por carretera, que distan mucho de los modelos que la industria y la patronal presentan para apoyar sus argumentaciones.

    Para CCOO, la medida planteada no resulta necesaria ni útil para preservar esta actividad económica fundamental para nuestro país y que, en todo caso, de llegar aplicarse contribuirá a desincentivar aún más la incorporación de nuevos profesionales al sector dada sus cuotas significativas de precariedad.

    En las reuniones mantenidas con el Gobierno y con eurodiputados y eurodiputadas, se les ha trasladado nuestra posición respecto a la necesidad de que la norma recoja el regreso obligatorio de los conductores y conductoras a su residencia habitual y no al centro de trabajo como algunos documentos sostienen. Se ha hecho hincapié asimismo en garantizar un regreso periódico del vehículo al país de residencia como herramienta necesaria para evitar el dumping social que la norma fija en sus objetivos, pues lo contrario sería seguir permitiendo las llamadas “empresas buzón”, con numerosos vehículos fuera del país de establecimiento y desarrollando actividad de forma permanente en otros países.

    También hemos subrayado la importancia de la incorporación temprana del tacógrafo inteligente y la aplicación de las normas resultantes a vehículos de 2,4 toneladas. En conclusión, un paquete de movilidad sin contemplar estas cuestiones y algunas más trasladadas, se convertirá en una legislación totalmente desequilibrada en favor de las y los empleadores y el capital y, en definitiva, una norma antisocial.

    CCOO ha trabajado estrechamente con las y los afiliados del ámbito del transporte por carretera sobre estas regulaciones tan importantes. No obstante, la lucha contra el dumping social es un elemento común a todos los modos del transporte, con la liberalización del ferrocarril, las compañías aéreas low cost o la lucha contra las banderas de conveniencia en el mar.

    Desde hace varios años, CCOO participa en una campaña europea por el transporte justo, que persigue garantizar la competencia leal y la igualdad de trato de los trabajadores y trabajadoras en los distintos modos de transporte.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.