Los contratos temporales en el CSIC superan el 43%

  • 1.500 personas con contrato temporal están cubriendo funciones estructurales.
  • El colectivo de titulados superiores mantiene una temporalidad del 74,3%.

Aunque los datos macroeconómicos del país mejoran, en el CSIC se sigue destruyendo empleo fijo sin que las Ofertas de Empleo Público logren estabilizar la plantilla. El futuro del CSIC y de la investigación española dependen mucho del éxito del proceso de estabilización de empleo acordado por CCOO con el Ministerio de Hacienda.

05/04/2018.
Temporalidad y estabilización de empleo en el CSIC

Temporalidad y estabilización de empleo en el CSIC

CCOO ha presentado esta mañana en rueda de prensa un informe sobre la elevada temporalidad y la estabilización de empleo en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Este estudio continúa el que presentó el sindicato en 2014 sobre la política de recursos humanos del CSIC desde 1986 hasta 2013, elaborado por la Sección Sindical de CCOO, en el que se alertaba sobre la precariedad laboral y el envejecimiento de la plantilla.

El CSIC, con 122 centros repartidos por todo el país, es el mayor organismo público de investigación de España, con una plantilla que, a finales de 2011, era de 15.893 entre personal científico, técnico y gestores, y que se ha visto reducida en más de 4.000 personas en los últimos cinco años.

En los últimos años, aunque los datos macroeconómicos del país mejoran, en el CSIC se sigue destruyendo empleo fijo sin que las Ofertas de Empleo Público (OEP) logren estabilizar la plantilla. De hecho, en 2017 se computan 683 efectivos menos respecto a 2012. En cambio, se ha incrementado la temporalidad, medida como el porcentaje de contratos temporales respecto a la plantilla total del organismo. Aunque la contratación laboral ha disminuido, lo ha hecho de forma menos acelerada que la reducción de personal fijo, funcionario y laboral, lo cual redunda en un aumento de la temporalidad, que pasa del 40,5% en diciembre de 2012 al 42,2% a finales de 2016 y al 43,2% al acabar 2017.

A finales de 2017 el total de personas vinculadas al organismo mediante un contrato temporal era de 4.784, siendo el colectivo de los titulados superiores el que mantiene la tasa de temporalidad más alta (74,3%), muy por encima de la del personal investigador contratado con grado de doctor (40,7%) y del de ayudantes de laboratorio (incluyendo auxiliares y ayudantes de investigación) con un 36,4%. El colectivo de ayudantes se ha reducido en 273 efectivos en solo cinco años, casi el 20% de la plantilla fija. Un fenómeno sobre el cual alertamos en el estudio de CCOO sobre RR.HH. del CSIC de 2014 pero que no se consideró en las OEP, dedicadas casi en exclusiva a científicos titulares. El aumento casi simétrico del empleo temporal en esta escala confirma la necesidad de este tipo de personal, olvidado por los responsables del CSIC, pero imprescindible en la labor diaria de investigación.

El CSIC, como el resto de centros públicos y universidades, ha perdido miles de investigadores y técnicos jóvenes, que hoy engrosan las filas del paro o han tenido que emigrar para continuar su vida profesional. Para volver a las situaciones previas a la crisis hace falta una política de choque que permita, por una parte, recuperar el talento de estas trabajadoras y trabajadores emigrados, y por otro dotar de condiciones de trabajo dignas a la ingente masa de trabajadores temporales con los que hoy trabajan y sobreviven nuestros laboratorios.

Acuerdos para la mejora del empleo público: una oportunidad

El 29 de marzo de 2017 la Administración y los sindicatos firmaban el Acuerdo para la mejora del empleo público, plasmado en los PGE 2017, en el que se compromete la convocatoria de casi 300.000 plazas en los sectores de Enseñanza no universitaria, Sanidad y Justicia en el plazo de 3 años.

Todas las partes implicadas coincidieron en continuar la senda del acuerdo, profundizando en la necesidad de aumentar las OEP y en articular procesos de estabilización que permitan cumplir la recomendación de la UE de mantener un máximo del 8% de empleo temporal en las Administraciones Públicas. El resultado más concreto de la segunda ronda de negociaciones es la ampliación del acuerdo inicial a la consolidación de los contratados Indefinidos No Fijos (INF) que hayan accedido a esta condición por sentencias u otras vías en la Administración General del Estado. En particular, 347 puestos de trabajo en el CSIC, 23 de ellos fuera de convenio.

Por otro lado, el II Acuerdo para la Mejora del Empleo Público y de Condiciones de Trabajo, de 9 de marzo de 2018, reafirma el compromiso sobre estabilización de personal y se están negociando los criterios de estabilización a los puestos considerados estructurales; es decir, hasta el 90 por cien de las plazas que hayan estado ocupadas de forma temporal e ininterrumpida en los tres años anteriores al 31 de diciembre de 2017. El cálculo debe realizarse sobre el total de esas plazas en las que en el periodo indicado haya existido esta ocupación temporal. Es decir, que deberán convocarse todos los puestos ocupados durante ese periodo, aunque estuvieran cubiertos por distintos trabajadores temporales.

El acuerdo de estabilización de empleo temporal en el CSIC

Desde este marco, CCOO en el CSIC propone un proceso de estabilización de empleo de un colectivo muy importante de trabajadoras y trabajadores que podrían paliar la reducción de la plantilla del organismo desde 2011. Este proceso está basado en un estudio sobre el empleo temporal en el CSIC, elaborado sobre datos a 31/12/2016 y 31/12/2017, facilitados por la dirección del CSIC y que han permitido construir un “mapa de la precariedad” en este organismo.

A partir de estos datos se ha identificado el número de personas con tres o más contratos consecutivos, 1.184 personas, que tienen entre 3 y 10 años de antigüedad. No se presenta la antigüedad precisa porque RR.HH. del CSIC se ha negado a facilitarla. En todo caso, se ha partido de los criterios de estabilización planteados por la Administración, excluyendo los contratos de formación y/o prácticas; en particular, los contratos predoctorales (FPI, FPU, predoctorales de bolsa del CSIC, etc.) y los contratos de Garantía Juvenil, alrededor de 1.500 trabajadores.

En el documento se analizan en detalle los colectivos susceptibles de participar en los procesos de estabilización de empleo, incluyendo el tipo de personal, su condición de indefinido no fijo, contratados dentro del Convenio Único y también fuera de convenio, así como su distribución por áreas de conocimiento del CSIC y también por centros.

Las características que deberán tener estos procesos se están analizando en un Grupo de trabajo de Estabilización, propuesto por CCOO y con presencia de RRHH del CSIC, representantes de las áreas científico-técnicas y de los institutos y centros, junto a los sindicatos más representativos.

Pero para lograr el objetivo de reducir la temporalidad y estabilizar a los trabajadores estructurales es urgente y necesario que el propio organismo se implique y exprese la necesidad imperiosa de personal del CSIC, que ha perdido más de 4.500 efectivos desde 2011. El CSIC debe defender el proceso de estabilización de las más de 1.500 personas que vienen cubriendo funciones estructurales. Puestos que saldrían en convocatorias con concurso-oposición libres, respetando los principios constitucionales de igualdad, mérito, capacidad y publicidad.

El futuro del CSIC y de la investigación española dependen mucho del éxito de este proceso.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.