Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO | 17 abril 2024.

Éxito de la jornada "Consentimiento, ciberacoso y juventud" organizada por FSC-CCOO

  • #VamosAContarlo

La ley del "solo sí es sí", tan de actualidad estos días, las nuevas formas de violencia machista que se ejerce a través de los móviles y las redes sociales o la importancia de garantizar ambientes seguros de trabajo fueron algunos de los asuntos que se abordaron.

09/02/2023.
Carmen Ruiz Repullo y Álvaro Castellano en la jornada "Consentimiento, ciberacoso y juventud" organizada por FSC-CCOO

Carmen Ruiz Repullo y Álvaro Castellano en la jornada "Consentimiento, ciberacoso y juventud" organizada por FSC-CCOO

La jornada "Consentimiento, ciberacoso y juventud" se celebró con éxito este miércoles en la escuela sindical Juan Muñiz Zapico. Arrancó con la presentación, a cargo del secretario de Juventud, Álvaro Castellano, y la secretaria de las Mujeres, Carmen López, y en ella participaron ponentes de prestigio, así como mujeres y hombres de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO (FSC-CCOO), que abordaron asuntos como la ley del "solo sí es sí", las nuevas formas digitales de violencia machista, y la necesidad de garantizar que los centros de trabajo son lugares seguros para las mujeres, a través de nuestra acción sindical.

Álvaro Castellano recordó que el 15% de la gente joven opina que no existe la violencia machista, según sondeos recientes, y recordó la importanica de la labor de concienciación de la juventud para evitar que calen los mensajes negacionistas que debilitan los progresos en la búsqueda de la igualdad. Carmen López, por su parte, explicó que no debemos dar por hecho que son de conocimiento general cuestiones que a nosotras, por nuestra labor sindical, pueden resultarnos más familiares y apostó por utilizar en las empresas las empresas herramientas para seguir avanzando.

Carmen Ruiz Repullo, socióloga de la Universidad de Jaén impartió la primera ponencia, "Violencia de género adolescente y juvenil", en la que recordó casos mediáticos de asesinatos machistas, como el de las niñas de Alcàsser, Nevenka, Nagore Laffage, Marta del Castillo, Laura Luelmo o la violación múltiple de la Manada para concluir que la cultura del miedo forma parte de la socialización de las mujeres: "no estamos aquí por casualidad, sino por casualidad", señaló.

Explicó que asistimos a una reacción del patriarcado ante los avances del feminismo que funciona minimizando la desigualdad, lo que conlleva subestimar la violencia, victimizar a los hombres y culpabilizar a las mujeres. Estos mensajes calan en la juventud, más influenciable y en un momento de su desarrollo como personas que les hace caer en simplificaciones. "Hay que hacer pedagogía de Tik Tok y adaptarse a los lenguajes de las personas adolescentes", subrayó.

Abordó asuntos como la cultura de la violación, la manosfera, la pornosocialización, el uso del capital sexual, los estereotipos sobre cómo debe ser una víctima, los mitos en torno a la violencia sexual y el aumento de violencias a través de medios digitales y redes sociales.

Después tuvo lugar la ponencia sobre la ley del "solo sí es sí", en la que intervinieron el catedrático de Derecho Penal Nicolás García Rivas y la secretaria de las Mujeres, Carmen López, que estuvo moderado por la adjunta de esa secretaría, Beatriz Panadero. Carmen López recordó que como sindicalistas tenemos instrumentos en la negociación colectiva de los convenios, los planes de igualdad y los protocolos contra el acoso para combatir las violencias en los centros de trabajo, también las digitales, y mencionó el caso de Verónica, la empleada de la empresa Iveco, que se acabó suicidando después de que se difundiera un vídeo de contenido sexual suyo entre sus compañeros y compañeras a través de WhatsApp.

López repasó también las medidas laborales que están incluidas en la ley del "solo sí es sí", que calificó como una "muy buena" normativa para proteger a las mujeres de forma integral. Nicolás García, por su parte, hizo un recorrido por los antecedentes de la ley, la repercusión de la promulgación, la polémica por las reducciones de condenas y las excarcelaciones y expuso su opinión ante las modificaciones que pretende introducir el PSOE y que supondrían volver al escenario inmediatamente anterior a su aprobación.

En su opinión, la ley "no debe ser reformada" porque es buena, porque no tiene sentido práctico, porque introduce inseguridad jurídica y porque no es solo una ley penal, es una ley integral que debe desarrollarse para garantizar una mejor protección a las mujeres víctimas de violencia sexual, como trabajar en la educación de la juventud, hombres y mujeres, ahondar en los cursos y las medidas de rehabilitación de los agresores.

La ponencia de la tarde, sobre violencia digital, corrió a cargo de Loreto Arenillas, diputada de Más Madrid, activista feminista y portavoz en la Comisión de la Mujer en la Asamblea de Madrid, que recordó que las violencias machistas "tienen como objetivo el control y la dominación" y que casi siempre son graduales, por eso es difícil detectarlas y salir de ellas. Para ilustrarlo, expuso la metáfora de la rana y el agua hirviendo. "Si introduces una rana en una olla de agua hirviendo, en cuanto entre en contacto con el agua saltará y escapará, pero si metes a la rana en el agua y la pones al fuego, se irá aclimatando y acostumbrando y para cuando se queme puede que sea demasiado tarde".

Habló de violencia digital en dos frentes, en las redes sociales y en las relaciones sexoafectivas. En primer ámbito es un "espacio público de dominio de los hombres" y las violencias contras las mujeres se ejercen por la vía de la humillación o la ridiculización de las opiniones femeninas. "Las mujeres son mucho más cuestionadas que los hombres y también agredidas mediante el insulto, algo que no ocurre en la misma medida en el entorno físico".

El segundo ámbito es el uso por parte de los agresores de los avances tecnológicos para ejercer control sobre la pareja de diferentes formas, como mirar el móvil de las mujeres, enfadarse si no contestan rápido, el envío de fotos sexuales o de ofertas de cibersexo sin consentimiento. "Esto ocurre porque el patriarcado ha puesto en el centro el deseo del varón independientemente del de las mujeres. El patriarcado no considera a las mujeres en sujetos activos de deseo".

Habló de la manosfera, un espacio en el que se proclama que los hombres son víctimas de la sociedad que les oprime y que difunde una cultura "peligrosa porque los jóvenes se politizan en las redes sociales y en estos espacios se usan términos ocmo guerra" entre sexos. "El 52% de las mujeres y niñas ha sufrido violencia digital, por lo que yo creo que es necesario un 'me too' que genere conciencia sobre este problema, que es estructural".

La jornada se clausuró con las intervenciones de Álvaro Castellano, que se felicitó por las interesantes intervenciones y los debates que generaron posteriormente, y de Juana Olmeda, secretaria general de FSC-CCOO, que recordó que las mujeres "tenemos que reclamar lo que nos corresponde, no olvidemos que la igualdad es fundamental para nuestra acción sindical y que es necesario hacer pedagogía para vencer al mensaje patriarcal, que es machacón y se intensifica en determinados ámbitos, como la manosfera que amplifica los discursos de la extrema derecha".

"Las violencias machistas son un problema estructural que dice bastante poco de una sociedad que quiere ser libre e igualitaria. No tenemos que perder de vista la perspectiva sindical, que incluye la prevención y lucha contra la violencia en los centros de trabajo. Somos sindicato: lo nuestro es negociar protocolos de acoso, planes de igualdad y promover formación sobre el tema, que está integrado en nuestro ADN como sindicalistas, exigir el cumplimiento de las leyes y promover su desarrollo. Nos tenemos que comprometer a que los centros de trabajo sean espacios libres de violencia y seguros", concluyó.