Carta a la atención de la presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen

    La gran preocupación sobre las consecuencias tan dramáticas que tendrá la pandemia de COVID-19 ha conllevado a que redactemos esta carta.
    Como miembros afiliados en nuestra federación industriAll European Trade Union, cuyo presidente es mi persona, nosotros que somos sindicalistas provenientes de Italia, España y Alemania, vemos en fuerte peligro la gran idea europea y el proyecto histórico de la Unión Europea. Vemos que la confianza en la capacidad de actuación de las instituciones europeas está disminuyendo de manera dramática porque aún no sigue habiendo respuestas convincentes y conjuntas de los países miembros frente a esta nueva pandemia causada por el virus.

    03/04/2020. Michael Vassiliadis, presidente de IndustriAll Europe
    Michael Vassiliadis, presidente de IndustriAll Europe

    Michael Vassiliadis, presidente de IndustriAll Europe

    Cada día viene creciendo la decepción de las personas sobre la debilidad de actuación en medio de esta crisis, la mayor crisis social y económica después de la segunda guerra mundial, lo cual repercutirá de forma sumamente negativa en la cohesión de la Comunidad Europea. Especialmente las personas en los países y en las regiones que más afectados están en esta situación esperan solidaridad y piden que haya una responsabilidad común, pero de ninguna forma detectan señales suficientes de que haya suficiente comprensión ni menos una actuación común, ni tampoco han tenido la experiencia de una ayuda concreta dentro de Europa.

    Esta gran discrepancia es aún más visible en Italia y en España, mucho más que en los otros países también afectados fuertemente por la pandemia del COVID 19. Ya que, como usted bien sabe, Italia y España registran el mayor número de personas infectadas y el mayor número tan aterrador de muertos por el virus, En ambos países, los sistemas de salud pública ya desde hace bastante tiempo han llegado a sus límites extremos de capacidad. En los hospitales faltan las capacidades, y existe una tremenda falta de materiales auxiliares. pero no solo el sistema sanitario necesita equipos de protección individual y medios desinfectantes, sino también los trabajadores en la producción. Cada uno de los Estados miembros intenta reducir estos déficits pero no existe una priorización a nivel europeo ni tampoco un sistema que detecte las urgencias en la diferentes regiones dentro de Europa.

    El desarrollo económico también sufre las consecuencias de la pandemia del virus, especialmente en los países más afectados. Fuera del inmenso riesgo a nivel de salud, los habitantes en aquellos países también cargan con un riesgo altísimo con relación a sus ingresos y a sus puestos de trabajo.

    Ante este trasfondo es absolutamente necesario que haya una acción conjunta a nivel de la UE que vaya más allá de las medidas europeas actuales que usted ya ha anunciado, y que por 10 demás saludamos mucho. COVID 19 afecta a todos los países, de forma desprevenida y sin que nadie tenga la culpa. Y el virus no diferencia entre las diferentes condiciones económicas ni financieras en los países miembros. pero claro que también se limitan las posibilidades respectivas de superar esta crisis.

    No hemos olvidado qué grandes fueron los esfuerzos necesarios para superar la crisis mundial financiera y económica de 2008/2009. Ante todo fueron los trabajadores los cuales tuvieron que pagar un precio altísimo por esto. Y no por último, los gobiernos de Italia y de España desde aquella crisis financiera han desarrollado unos esfuerzos inmensos para reducir la cuota de la deuda. Y a pesar de que no en toda Europa haya sido posible lograr una recuperación de la crisis financiera de manera equilibrada, ahora es necesario intentar mermar las consecuencias económicas de esta pandemia.

    Ante este trasfondo, las discusiones actuales dentro de la UE sobre las formas comunitarias de medidas de aseguramiento financiero nos parecen erróneas. En vez de un debate reducido sobre las tazas de endeudamiento, desde Europa tiene que emitirse una señal de solidaridad y de cohesión.

    Para todas las personas en los países miembros, la UE tiene que seguir siendo perceptible como el centro de una actuación decidida y el núcleo de la responsabilidad común. De otra manera, seguirá habiendo un deterioro cada vez más fuerte y masivo de la legitimización de la IJE y de sus decisiones dentro de grupos cada vez mayores de las diferentes poblaciones nacionales. Los que saldrían beneficiados de este desarrollo ya lo son, y lo serán cada vez más, los partidos políticos eurocríticos, ante todo en Italia y España.

    Nuestros sindicatos afiliados del sector industrial están profundamente comprometidos con la idea europea y conocen muy bien la importancia del mercado común para el desarrollo económico.

    Además también conocemos la importancia de un posicionamiento común de la UE frente a las grandes potencias económicas EEUU y China. Queremos que haya una configuración social de la globalización y exigimos que se imponga la idea europea del equilibrio social de la competencia económica. Queremos que haya una UE fuerte para nuestros afiliados y todos los empleados y trabajadores en las fábricas, los laboratorios y las oficinas de Europa.

    Europa tiene que ser más que el conjunto de interpretaciones burocráticas de tazas de endeudamiento, y puede y tiene que ser muchísimo más que una mera asociación de intereses nacionales y de mercados financieros. Para nosotros, Europa significa una mejor oportunidad para conseguir un buen futuro, con buen trabajo, con desarrollo económico, seguridad social y bienestar para todos.

    El hecho de que si será posible lograr cumplir con esta pretensión y con estas perspectivas, dependerá muy esencialmente de cómo se logre superar esta crisis.

    por eso, nosotros también ofrecemos nuestra contribución y haremos todo 10 que nos sea posible hacer en esta situación. Por ejemplo, el sindicato IG BCE hablará con las empresas de la industria química en Alemania sobre la ampliación de la producción de equipos de protección individual y de medios desinfectantes para Italia y España. O, por ejemplo, exigiendo de una manera estrechamente consensuada dentro de nuestra federación europea de industriALL de que se realice una política solidaria de los Estados miembros y de la UE.

    Muy estimada Señora Presidenta:

    En esta situación tan especial y frente a los sucesos tan dramáticos dentro de los países miembros más afectados, esperamos los siguientes puntos de la Comisión de la UE:

    • Un empeño comprometido en bien de los valores de la Comunidad y en pro de la solidaridad de todos los Estados miembros entre ellos.
    • Es vergonzoso y extremamente negativo con relación al efecto medial para la aceptación de la UE que países extracomunitarios envíen ayudas en formas de medios auxiliares y médicos - quedando sin contestar la pregunta de que ¿por qué no somos capaces de lograr esta ayuda nosotros mismos dentro de nuestra propia UE?
    • Una orientación clara que se rija por la necesidad y la urgencia así como un abastecimiento coordinado dentro de la UE en materia de aparatos médicos y equipos de protección individual.
    • Que no haya penalizaciones a las empresas por retrasos de suministro a causa de la pandemia y como consecuencia de las medidas estatales que causan un paro de la producción. Así como la garantía de mantenimiento de los contratos, una vez pasada esta crisis del COVID-19.
    • Un programa de política industrial para el reinicio a nivel europeo después de la crisis. Tenemos que asegurar ya ahora las bases de la política industrial para el trabajo y el crecimiento para que después de la crisis no perdamos cuotas de mercado y oportunidades del futuro. Esto en breve lo apoyaremos con propuestas detalladas departe de industriALL Europe.
    • Una ayuda financiera de urgencia que se diferencie claramente de una estrategia de austeridad anticuada y que no siga aplicando esta clase de estrategia. Esto ignoraría y pondría en peligro las bases económicas nacionales de prosperidad. Como unos instrumentos nuevos y adecuados se están debatiendo de forma pronunciada los así llamados Corona-Bonds.

    Le pedimos, Sra. Presidenta, que represente con gran énfasis los valores europeos de responsabilidad común y de actuación solidaria, también frente a aquellos países miembros que ante todo se sienten comprometidos a su bien propio individual. En este momento, Europa necesita una orientación muy clara, una posición inequívoca y una gestión vigorosa y enérgica de crisis y de ayuda. Esto es lo que nosotros nos esperamos de la Comisión de la Unión Europea. Le aseguramos que en todo momento apoyaremos una política para Europa que sea una politica de la solidaridad humanitaria y una política de la justicia, honestidad e imparcialidad.

    Lógicamente estoy dispuesto a que conversemos de manera más profunda sobe los temas que hemos tocado y sobre otros temas más con relación a la superación de esta crisis.

    Quedo de usted con mis saludos más cordiales.

    También enviaremos esta carta en copia al Parlamento Europeo así como a nuestro gobierno para que en aquellos entes también se oigan nuestras preocupaciones y para que también le apoyen a usted, Sra. Presidenta, en estos inmensos desafíos ante los cuales se encuentra.

    Otros firmantes de la carta son:

    para IG Metall

    Jórg Hofmann, Vorsitzender der 1C Metall, prásident IndustriAll Global

    para los sindicatos italianos

    Federazione Italiana Lavoratori Chimici Tessile Energia Manifatture (CGIL FILCTEM)
    Marco Falcinelli, Generalsekretár

    Federazione Impiegati Operai Metallurgici (CGIL FIOM)
    Francesca Re David, Generalsekretárin

    Federazione Lavoratori Energia Moda Chimica e Affini (FEMCA CISL)
    Nora Garofalo, Generalsekretàrin

    Federazione Italiana Metalmeccanici (FIM-CISL)
    Marco Bentivogli, Generalsekretàr

    llJnione Italiana Lavoratori Metalmeccanici (IJIL M)
    Rocco Palombella, Generalsekretàr

    Unione Italiana Lavoratori Tessile, Energia, Cimica (IJIL TEC)
    Paolo Pirani, Generalsekretár

    para los sindicatos españoles

    Federación de Servicios a la Ciudadania de CCOO (FSC-CCOO)
    José Francisco Fernández Rodríguez, secretario general

    industria CCOO (CCOO industria)
    Agustín Martín Martínez, secretario general

    ELA industria eta eraikuntza (ELA)
    Unai Martínez, secretario general

    Federación de Industria, Construcción y Agro (UGT FICA)
    Pedro Luis Hojas Cancho, secretario general

    Fl - UNIÓN SINDICAL OBRERA (USO Fl)
    Pedro Ayllón (Member) GS

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.