#CambiaLaEscena: CCOO denuncia la brecha salarial, el acoso y la precariedad en las artes escénicas

    Las mujeres que trabajan en los escenarios cobran menos, sufren acoso, padecen el techo de cristal -sobre todo en las secciones más masculinizadas- y la temporalidad se ceba con ellas.

    03/03/2020.

    #CambiaLaEscena es la campaña que desde FSC-CCOO ponemos en marcha para denunciar la situación laboral de las mujeres en las artes escénicas, que sufren violencia sexual en forma de acoso y abuso, invisibilización en los papeles, desigualdad en el acceso a las secciones técnicas, brecha salarial, techo de cristal, dificultades de conciliación así como precariedad y temporalidad. Una situación inaceptable que afecta también a las mujeres que trabajan en los centros artísticos públicos del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), que depende del Ministerio de Cultura.

    En la administración, se está extendiendo la privatización de servicios generales y las empresas adjudicatarias contratan mayoritariamente mujeres, pero por un sueldo muy inferior al de los hombres. El coste económico de estas adjudicaciones para las arcas públicas es muy superior al derivado de asumir directamente esas contrataciones. Además, no se cumple la tasa de reposición.

    Estas son algunas de las desigualdades que afectan al personal artístico y técnico en las artes escénicas:

    • Brecha salarial, que en muchas ocasiones permanece oculta, como ocurre en otras profesiones. A pesar de haberse denunciado reiteradamente, falta mucho aún para eliminarla.
    • Techo de cristal. Las mujeres acceden en menor medida a puestos de responsabilidad y de dirección.
    • Abuso y acoso sexual. Es frecuente aunque no suele denunciarse casi nunca por evitar señalamientos y exposición pública y por la precariedad laboral en el sector. Apenas existen protocolos de acoso sexual, pese a que se dan distintas formas de abuso, especialmente en las profesiones más masculinizadas.
    • Al estar en la mayoría de los casos los textos escritos por y para hombres, las mujeres son relegadas a papeles secundarios y estereotipados y se penaliza el envejecimiento femenino en el acceso a interpretaciones.
    • Las medidas de conciliación son solicitadas mayoritariamente por mujeres, lo que supone un suelo pegajoso para su promoción profesional, en un sector en el que los horarios y jornadas de los espectáculos dificultan especialmente poder conciliar la vida personal y laboral.
    • Temporalidad y precariedad se ceban especialmente con las mujeres.

    Estas desigualdades se producen también en los centros públicos del INAEM, donde debería ser aún más urgente terminar con ellas, ya que, como centros públicos, su obligación es dar ejemplo y marcar una senda de progreso hacia la igualdad. Algunas de las más llamativas son:

    • De los ocho centros artísticos, solo uno está dirigido por una mujer, la Joven Orquesta Nacional de España, pero depende de la Orquesta y Coro Nacional de España, por lo que esta directora tendrá por encima a un director.
    • Aunque el objetivo es rebajar la temporalidad por debajo del 8%, la contratación temporal es de alrededor del 48%. El 70,28% de las aspirantes a un empleo temporal en los centros del INAEM son mujeres.
    • Las profesiones técnicas están altamente masculinizadas. En maquinaria, luminotecnia, audiovisuales, asistencia a la dirección técnica, utilería, maquillaje, peluquería, sastrería y regiduría, el porcentaje de mujeres supera levemente un tercio del personal (37,37%). Pero hay que tener en cuenta que en algunas de esas profesiones, como maquillaje o sastrería, el porcentaje de mujeres es prácticamente del 100%, mientras que en otras como maquinaria (8,33%) o audiovisuales (6,66%) su presencia es muy residual.
    • La brecha salarial media en los centros artísticos públicos dependientes del Ministerio de Cultura es de 63 euros menos al mes que los hombres. Esto se concreta sobre todo a través de los complementos salariales.
    • No existe ni ha existido en la historia del INAEM ninguna directora técnica y tampoco hay ninguna mujer cobrando el complemento de responsabilidad, ya que no acceden a estos puestos.
    • No existe protocolo de acoso sexual y por razón de sexo en ninguno de los centros.

    Por todo ello, desde CCOO queremos visibilizar esta situación y exigir la puesta en marcha de medidas efectivas para corregir estas desigualdades. Las situaciones que se dan en el ámbito de lo público, en el sector privado en muchas ocasiones se agravan y agudizan. Ya es hora de que se produzca una transformación decisiva que revierta estas injusticias lo antes posible.

     

    Enlaces relacionados
    Enlaces relacionados

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.