Claudette Colvin y Rosa Parks cambiaron el mundo

  • Un valiente gesto de Rosa Parks cambió el mundo.

El 1 de diciembre de 1955 en Montgomery, Alabama (Estados Unidos), Rosa Parks se negó a ceder su asiento a un joven blanco que acaba de subir al autobús donde viajaba.

23/01/2020. Manuel Fernández Albano, sindicalista de FSC-CCOO
Claudette Colvin y Rosa Parks cambiaron el mundo, ilustración de Laura Saz Almadán

Claudette Colvin y Rosa Parks cambiaron el mundo, ilustración de Laura Saz Almadán

Las leyes del Estado amparaban una segregación racial que, entre otras tropelías, separaba a blancos y negros en los autobuses, reservando la puerta y asientos delanteros para las personas blancas y la puerta y asientos traseros para las personas negras. La zona central del autobús podía ser utilizada por los negros siempre y cuando no hubiese blancos que las pudieran ocupar.

Aquel jueves Rosa volvía a casa de su trabajo cuando el conductor del autobús le pidió a ella y a otras dos personas negras, que estaban sentadas en la zona central del autobús, que se levantaran para que un joven blanco que acaba de subir pudiera sentarse. Como siempre sucedía se levantaron para dejar el sitio a los blancos. Pero Rosa no, Rosa no lo hizo. Rosa no se levantó y reclamó sus derechos. Fue arrestada, fichada con el número 7053, encarcelada, juzgada y condenada por transgredir el ordenamiento municipal.

La comunidad negra de Montgomery secundó un boicot que organizó la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP), de la que Rosa Parks era integrante desde hacía unos años.

El boicot fue denominado “lunes de protesta” y las personas negras de Montgomery, más de las dos terceras partes de los usuarios, no subieron a los autobuses, se organizaron caminando varios kilómetros, en bicicletas, compartiendo taxis y como buenamente pudieron, ese lunes secundaron el boicot que fue un éxito. Ese lunes duró más de un año, hasta que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos declaraba inconstitucional la segregación racial en los autobuses. La Sentencia del Tribunal Supremo llegó el 20 de diciembre de 1956. Al día siguiente, viernes, la comunidad negra de Montgomery volvió a subir a los autobuses, esta vez eligiendo el sitio donde querían sentarse.

Un valiente gesto de Claudette Colvin cambió el mundo.

El 2 de marzo de 1955 en Montgomery, Alabama (Estados Unidos), Claudette Colvin se negó a ceder su asiento a una mujer blanca que acaba de subir al autobús donde viajaba.

Aquel miércoles Claudette volvía a casa de la escuela cuando el conductor del autobús le pidió a ella, que estaba sentada en la zona central del autobús, que se levantara para que un una mujer blanca que acaba de subir pudiera sentarse, a pesar de que solo estaba ella en ese sector del autobús y había asientos libres. Pero Claudette no lo hizo. Claudette no se levantó y reclamó sus derechos. Fue arrestada, fichada, encarcelada, juzgada y condenada por violación de la segregación. Claudette recibió golpes y en su traslado a la comisaría de policía tuvo que soportar vejaciones y como los agentes que la arrestaron calculaban su talla de sujetador.

Según recoge en su libro Phillip Hoose Claudette Colvin: dos veces hacia la justicia, llegaron más de 100 cartas de apoyo a Claudette enviadas a la sucursal de Montgomery de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color, pero la NAACP desestimó la acción por no considerar adecuada a Claudette.

Unos meses más tarde, Mary Louise Smith, también fue arrestada por negarse a abandonar su asiento en el autobús, después del arresto de Claudette y antes del de Rosa Parks, pero también fue considerada un símbolo inadecuado para el movimiento, principalmente por presuntos problemas de su padre con el alcohol.

Para la asociación era imprescindible una imagen inmaculada sobre la que basar su apoyo, circunstancia esta que, a sus ojos, no tenían dos jóvenes solteras como Claudette y Mary Louise, pero sí Rosa Parks, casada de 42 años.

En cualquier caso el mundo cambió, se superaron las leyes racistas y en las elecciones de 2008 Estados Unidos eligió un presidente negro. Pero ello no hubiera sido posible sin la lucha de muchos actos anónimos que no cobraron forma hasta que tuvieron una organización colectiva.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.