Aquarius: un despertar para cambiar la política de la Unión Europea de migración y asilo

  • Resolución aprobada en el seminario "Condiciones laborales en la atención a personas migrantes” celebrado en Melilla los días 13 y 14 de junio.

Reunidos en Melilla, frontera sur de Europa, para discutir sobre las condiciones laborales de las personas que trabajan en la atención a migrantes y que se ocupan de la acogida y recepción de los mismos, los sindicatos de los servicios públicos de España, Italia, Grecia, Francia, Suecia y Reino Unido acogen con satisfacción la decisión del presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, del 6 de junio, de permitir el amarre del barco Aquarius en Valencia.

15/06/2018.
Aquarius: un despertar para cambiar la política de la Unión Europea de migración y asilo

Aquarius: un despertar para cambiar la política de la Unión Europea de migración y asilo

La decisión coincide en el tiempo con la adoptada por el nuevo Gobierno de ultra-derecha italiano y su rechazo a permitir la entrada del buque y la del Gobierno maltés de cerrar sus puertos al Aquarius, generando una situación humanitaria desesperada para las más de 600 personas migrantes y la tripulación que navega a bordo del buque.

La decisión española vino a renglón seguido de otra cumbre europea fallida para reformar el reglamento europeo de gestión de asilo, el llamado reglamento Dublín.

Las personas aquí reunidas, que representan a trabajadores y trabajadoras del ámbito de la salud, el asilo, los servicios de migración, centros de recepción, salvamento marítimo, etc, así como la Federación Sindical Europea de Servicios Públicos (EPSU) y su organización internacional hermana, ISP, hacemos un llamamiento a los gobiernos, a las fuerzas políticas democráticas, a las instituciones de la Unión Europea y a sindicatos a:

  • Apoyar las labores de búsqueda y rescate en el Mediterráneo en línea con la ley internacional de rescate en el mar y a evitar cualquier repetición de la situación en la que se encuentra el Aquarius.
  • Asegurar el salvamento de vidas y el mantenimiento de los derechos de asilo para que se conviertan en un elemento central de las políticas de asilo.
  • La oposición a las políticas anti-migrantes, racistas, xenófobas y del discurso del odio. Dicho odio sirve solo para generar situaciones como el lamentable asesinato del sindicalista en Italia Soumalia Sacko, el pasado 3 de junio de 2018.
  • La búsqueda de una alternativa al sistema de Dublín, que pone una presión desproporcionada en los países que cuentan con fronteras exteriores. No se puede dejar a dichos países solos.
  • Trabajar por un sistema de asilo justo que, teniendo en cuenta la particularidad y especificidad de cada país, se base en la solidaridad y salvaguarde la dignidad de las personas.
  • Establecer una auténtica discusión que ponga en el centro del debate político de las instituciones públicas, las condiciones de trabajo de las empleadas y empleados públicos que acogen migrantes y la búsqueda de soluciones que permitan la creación de un auténtico sistema integrador basado en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea.
  • Rechazar los intentos de privatización con ánimo de lucro en la gestión de acogida de personas migrantes y asilo.
  • Aumentar el presupuesto destinado a los temas migratorios que debe tener en cuenta la dignidad de las personas migrantes y también valorar el trabajo de las personas que, independientemente de la gestión (cooperativa, ONG, Administración Pública, etc.) desarrollan un papel fundamental de integración y defensa de los valores democráticos de la Unión Europea.

No podemos permitir otra crisis humanitaria de este tipo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.