18 de diciembre. Día Mundial del Migrante

    Desde FSC-CCOO creemos conveniente, en el Día Mundial del Migrante, reivindicar el papel que los organismos internacionales y las instituciones de la Unión Europea tienen que jugar para atender a una realidad que no va a desaparecer, al contrario. La Internacional de Servicios Públicos ha manifestado en su comunicado que los nuevos desplazamientos asociados a los efectos del cambio climático en las poblaciones podrían triplicarse hasta alcanzar los veintidós millones de personas a finales del 2019 en todo el mundo.

    18/12/2019.
    Día del migrante

    Día del migrante

    Estamos escuchando cada vez con más frecuencia unos peligrosos discursos también dentro de las instituciones europeas en las que hay cientos de diputados y diputadas de corte xenófobo y racista emitiendo proclamas en contra de las personas refugiadas y migrantes. El incremento de la violencia verbal y física que implica, tiene como protagonistas no solo a quienes tienen ideologías y prácticas de una cierta derecha, fascista y populista, sino también a quienes, víctimas de miedos e inseguridades, han individualizado en las personas inmigrantes el enemigo a perseguir, ofender y echar. Muestra de ello es la criminalización que se está haciendo de los menores no acompañados.

    Por desgracia, las personas que vienen a Europa lo hacen en su mayoría obligadas por situaciones de conflicto o por motivos económicos.

    Por otro lado, es absurdo que las instituciones europeas inviertan 28 billones en controlar los flujos migratorios y la lucha contra las mafias mientras que invierten, por ejemplo, solo 1,7 billones en cooperación en origen para limitar las salidas en países de origen, impulsando que dichos países puedan mejorar su situación y no invirtiendo lo suficiente, por ejemplo, en políticas de integración en el empleo para quienes buscan asilo, por ejemplo.

    La protección de los seres humanos es una responsabilidad que debería ser afrontada por las instituciones europeas y los estados miembros tienen que modificar y preparar mayores recursos para atender a las personas que vienen realmente en condiciones que permitan integrar a estas personas en las sociedades que le reciben.

    Sin un sistema común, coherente, solidario, basado en los derechos humanos, el enfoque sobre seguridad hacia la migración a nivel nacional y europeo contribuye a acrecentar el miedo y provoca racismo. El racismo no es una invención. En estos meses hemos visto el avance del racismo y de la xenofobia.

    Desde FSC-CCOO rechazamos la criminalización a las personas migrantes, en particular a menores no acompañados, algo que parece haberse convertido en el deporte favorito de la ultraderecha.

    Por otro lado y junto con la Federación Europea de Servicios Públicos y al resto de sindicatos europeos vamos a seguir trabajando por la promoción y desarrollo de la red de trabajadoras y trabajadores que atienden a personas migrantes (Red EU-CARE) en todos los niveles de la administración: emergencias, primera acogida, asistencia y asilo, local, autonómica y administración general del estado; no solo para defender más y mejores servicios públicos, sino como una herramienta para combatir las políticas que se están llevando a cabo en Europa.

    Reclamamos a las autoridades la situación en la que se encuentran los servicios de acogida en numerosas comunidades autónomas. Es un escándalo que haya cientos de familias en ciudades como la de Madrid, durmiendo en la calle por la ineficiencia de los servicios de primera acogida.

    Solamente se pueden llevar a cabo buenas políticas de integración, acogida y asilo con más y mejores recursos que permitan a los profesionales que atienden a estas personas el ejercicio de su profesión y, al mismo tiempo, dignifiquen a las personas migrantes y refugiadas.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.