Micromachismos

    Sorprendente la denominación elegida, la consideración de mínimos de los comportamientos machistas más abundantes y repetidos, esos que vienen de los que están más cerca. En el trabajo los utilizan para dejar clara su superioridad con comentarios condescendientes, tus amigos los convierten en bromas e incluso tu compañero de vida expresa de esta forma la necesidad perentoria de sentirse más y mejor que tú. Sea la muestra de menosprecio pública o privada, es una manifestación machista en toda regla, nada de micro, ¡enorme! y generalmente agravada por su reiteración sistemática.

    13/06/2018. Pilar Seoane Vázquez, secretaría general de la SSE del MEYSS

    Y lo peor de estas formas de machismo es que todas nosotras, incluso las feministas mas recalcitrantes, precisamente por ese toque de cotidianidad, las asumimos como algo normal y si en algún momento no lo hemos hecho, seguro que su repetición continua nos ha llevado a sucumbir y aceptarlo como parte del atrezo de nuestras vidas .

    Están aquí, fijados por el «siempre ha sido así» y el «no hacen tanto daño» y ahí seguirán mientras no empecemos la cruzada contra ellos. Iniciar el combate es fácil, basta con decir que no aceptamos esa actitud machista, ni en casa ni fuera de ella, pero lo realmente difícil es mantenerse firme en la lucha, porque no nos engañemos, la clave está en la perseverancia. Ciertamente resulta agotador estar siempre en alerta, pero mientras no lo hagamos el machismo seguirá ganando la batalla, recuérdalo la próxima vez que tu compañero se baje para darte indicaciones de cómo aparcar el coche.

     

    Documentación asociada
    Documentación asociada

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.