FSC-CCOO apoya las reivindicaciones de la flota pesquera de arrastre andaluza

    Considera que el borrador de reglamento no garantiza la rentabilidad y el empleo sostenible integrado por 92 embarcaciones en Andalucía que proporcionan unos 460 empleos directos y otros 2.300 empleos indirectos.

    04/06/2018.
    Trabajo en la pesca

    Trabajo en la pesca

    El sector pesquero de FSC-CCOO apoya a la flota de arrastre andaluza —agrupada en la Federación Andaluza de Asociaciones Pesqueras (FAAPE) — y a las Cofradías de Pescadores de las provincias de Málaga, Granada y Almería en la campaña de recogida de firmas y adhesiones al Manifiesto en defensa de la Pesca de Arrastre Sostenible en el Mediterráneo (“DEPAM”) para evitar la “desaparición” de la pesca sostenible de arrastre. Amenazada por los borradores de Reglamentos para la pesca en el Mediterráneo impulsados desde la Comisión Europea y el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, que modifica las condiciones de la pesca de las especies demersales en el Mediterráneo occidental.

    Si se concretan estos planes que conllevan recortes en la pesca de especies como el salmonete, la merluza y la cigala, se desequilibrará la rentabilidad y el empleo sostenible. El plan que propone la Comisión en Bruselas y que complementa el Gobierno central mediante la elaboración de un reglamento no se corresponden con la realidad del sector y perjudican el futuro de la flota. Para CCOO, no han tenido en cuenta unas propuestas reales para establecer el rendimiento máximo sostenible y adecuar la capacidad de pesca de los barcos a partir de los datos del periodo de referencia entre 2012-2016. La flota de arrastre se ha reducido en un 35% en los últimos 12 años, pasando de los 921 buques que existían en 2005 a los 599 actuales, es decir, se han desguazado 322 buques de arrastre.

    Para CCOO, las limitaciones para faenar entre 170 y 180 días harían que las embarcaciones dejaran de ser rentables, por lo que consideramos necesario que la actividad pesquera se ejerza como mínimo entre 190 y 210 días al año.

    CCOO va a firmar el Manifiesto en defensa de la Pesca de Arrastre Sostenible en el Mediterráneo ¨DEPAM” y trasladará su documento de posición al portavoz de la plataforma, a la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía y a la Secretaría General de Pesca. También a los grupos políticos del PSOE, PP, Unidos Podemos y Ciudadanos.

    Realizamos un llamamiento a la sociedad para que muestre su apoyo y firmen el manifiesto al entender que los planes de Europa y el Gobierno pueden llevar al sector a la ruina. La flota de arrastre española tuvo unas capturas en 2017 de 8.776 Tm, 75% del total del Mediterráneo faenando 2.423 buques españoles, de los cuales 599 son de arrastre, la mayoría menores de 24 metros, que dan empleo a 2.425 tripulantes.

    CCOO se opone a que se jerarquicen los objetivos estratégicos del desarrollo sostenible de la pesca. El sindicato recomienda un enfoque más equilibrado, fundamentado en tres pilares que logren tener igual importancia a más largo plazo: el pilar económico, social y medioambiental.

    La pesca no tiene la misma lógica económica de productividad que los demás sectores y no resulta siempre fácil optimizar la explotación de los recursos aplicando el método de la reducción máxima de los costes de explotación cuando las capturas en el Mediterráneo son aleatorias y multiespecíficas. Recordemos, de paso, que la importancia de la pesca en las regiones interesadas es mucho mayor que la contribución del sector al PIB. La pesca se debe ver como una actividad suministradora de empleos directos e indirectos, que debería estar en condiciones de asegurar ingresos decentes a sus trabajadores y de estructurar el tejido económico de las comunidades costeras en regiones donde las posibilidades de empleo son limitadas.

    Si la Comisión cree que garantizar el futuro de la pesca “es y debe seguir siendo un objetivo estratégico importante de la Unión Europea”, a CCOO le sorprende que se haga tan poco caso de la dimensión social. El aspecto social es de doble vertiente: por una parte, la protección del empleo y, por otra parte, las condiciones de trabajo y de seguridad. CCOO lamenta que esta dimensión no conste entre los principales objetivos estratégicos identificados por la Comisión y la Administración Pesquera Estatal pues no se acompañan los borradores de un estudio de impacto socioeconómico.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.