8 de Marzo. Nos sobran los motivos

    No es un 8 de marzo más, es el 8 de marzo donde la revolución ya es feminista. Las mujeres, venimos de una época que hemos creído y participado en sintonía para conseguir la igualdad real, pero lamentablemente estamos inmersas en un tiempo con una continua pérdida de derechos en algunos casos y en otros ni siquiera se han conseguido.

    02/03/2018. Carmen López, secretaria de las Mujeres de FSC-CCOO
    Cartel 8 de marzo horizontal

    Cartel 8 de marzo horizontal

    Ninguna mujer es ajena a la falta de igualdad en los diferentes ámbitos de la vida, incluido el laboral. No podemos dar por hecho y por resuelta la igualdad real a pesar de los mensajes de los políticos de ideología rancia y conservadora.

    Lo poco o mucho que cada mujer ha aportado, muchas sin ser conscientes, en nuestra lucha ha sido un gran avance, pues al final es la suma de todas las acciones la que nos lleva al avance en igualdad. Nuestro valor no es otro que poner en práctica nuestra ideología, consiguiendo la participación y dando oportunidades, aun a riesgo de equivocarnos, sin esto nada puede crecer y nada se conseguirá.

    Hemos podido realizar lo que creemos consiguiendo poco a poco el logro de derechos, pero los gobiernos actuales con los engaños de los recortes se están encargando en poco tiempo de destruir lo que con tanto esfuerzo ha costado a lo largo de los años, y por supuesto no han realizado ninguna acción que posibilitara la igualdad entre hombres y mujeres.

    Ahora más que nunca no debemos cejar en nuestro empeño de seguir en la conquista de la igualdad, es algo que todavía no hemos conseguido y que además pretenden desarticular lo logrado.

    Es el tiempo de las mujeres, ocupemos el sitio que nos corresponde, no dejemos que nos aparten ni que nos releguen a donde, ni nos toca ni queremos estar, que no decidan por nosotras, ningún tiempo pasado fue mejor a no ser que desandemos lo conseguido.

    Hay que continuar en la lucha y recordar que ningún derecho nos ha sido regalado, todo lo que ha merecido la pena nos ha costado conseguirlo. No ha habido ni un solo derecho que se haya logrado sin una movilización, un levantamiento, un motín o una revolución y ahora no va a ser de otra manera. En estos tiempos difíciles es más fácil para estos gobiernos conservadores quitar que dar, por eso es tan importante las movilizaciones, la huelga general con los paros del 8 de marzo a los que no debe faltar nadie que luche por la igualdad entre hombres y mujeres, el resto es puro cuento.

    La revolución es feminista y ahora es el momento para la huelga del 8 de marzo, no hay motivo para no parar, no hay justificación para no ir a las movilizaciones, no hay causa para faltar a la exigencia reivindicativa del 8 de marzo, nos sobran los motivos para ir y allí estará quien así lo defienda.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.