El gasto real en I+D+i es un 32% inferior al de los PGE 2009

    Para CCOO es fundamental que en los PGE de 2019 se recuperen los niveles de gasto real en I+D+i de 2009, una inyección de recursos humanos que permita recuperar parte del talento desperdiciado en estos años, y la reducción drástica de la burocracia que ahoga el sistema e impide gastar los escasos recursos conseguidos con mucho esfuerzo.

    12/09/2018.
    Investigación, desarrollo e innovación

    Investigación, desarrollo e innovación

    La Sección Sindical de CCOO en el CSIC ha analizado en los Presupuestos Generales del Estado para 2018 centrándose en todo lo relativo a investigación, desarrollo e innovación. De este estudio concluye que los PGE 2018, en su Función 46 (I+D+i), experimentan un crecimiento neto del 8,33%, con 226,65 M€ más en capítulos 1 al 7 (+8,68%) y 316 M€ agregados al capítulo 8 (+8,1%). Aunque es una buena noticia, el gasto real sigue un 32% por debajo (1.337€) de los PGE 2009. “Queda, por tanto, un largo camino por recorrer, no para avanzar sino para recuperar los presupuestos de hace una década”.

    El gasto total en I+D+i respecto al PIB ha disminuido desde el 0,92% en 2009 hasta el 0,58% en 2018. Si se miran los porcentajes de gasto real, capítulos 1 al 7, de los que se nutre el sistema público de I+D, baja del 0,40% del PIB de 2009 al 0,23% en 2018. Hay que retroceder a 1984 para encontrar números similares. “Ya no corremos como Alicia para estar siempre en el mismo lugar, ahora retrocedemos sin parar destruyendo en unos pocos años lo que nos costó 30 años construir”.

    Para CCOO, el intento de “enmascarar los presupuestos aumentando el capítulo 8 de créditos reembolsables hasta representar el 60% del presupuesto total de 7.056 M€ es un recurso manido e inútil”. La intervención del Estado ha confirmado que en 2016 el MINECO no logró gastar ni el 30% del capítulo 8 como resultado del cierre del gasto en julio para cumplir con el déficit. “¿Por qué se sigue insistiendo en negar la realidad y en acudir a un recurso en el cual nadie cree y que sólo sirve para desprestigiar al sistema?”.

    La Agencia Estatal de Investigación (AEI) gestiona el Fondo Nacional de I+D+i, convertido en Fondo para la Investigación Científica y el Desarrollo Tecnológico (Fondo ICDT), al agregarse el fondo Ciencia-Tecnología-Empresa. Su presupuesto, 640 M€, de los cuales 614 M€ corresponden al Fondo ICDT, representa el 49% del capítulo 7, dedicado mayoritariamente a convocatorias competitivas. Como dato relevante, el Plan Estatal I+D+i 2018-2020 se aprobó con más de un año de retraso, las convocatorias 2017 se dilataron hasta resolverse el 28/12/2017 y las convocatorias 2018, con 394 M€ para proyectos, se anuncian para este mes de septiembre.

    En cuanto a los Organismos Públicos de Investigación (OPIs), sus presupuestos se mantienen congelados, con una reducción de más del 20% respecto a 2010. Pero el mayor problema de los OPIs es la pérdida de personal, con una reducción de más de 2.000 empleos fijos desde 2010, casi 1.700 funcionarios solo en el CSIC. Esto sin contar la reducción de contratados temporales al finalizar sus contratos. La recuperación de las Ofertas de Empleo Público (OEP) compensa la destrucción de empleo por jubilaciones por primera vez desde 2010.

    Estos últimos meses han sido pródigos en movilizaciones del sector de la I+D. Desde los contratados pre-doctorales exigiendo un Estatuto, EPIF, que se espera aprobar en breve con mejoras importantes, a la recogida de más de 277.000 firmas en un manifiesto para salvar la investigación, presentadas a todos los partidos políticos en sede parlamentaria. “El sistema científico español y la ciudadanía exigen cambios de calado. No se pide la luna, solo recuperar los niveles de gasto real de 2009 (4.176 M€ frente a los 2.828 M€ actuales), una inyección de recursos humanos que permita recuperar parte del talento desperdiciado en estos años, y la reducción drástica de la burocracia que ahoga el sistema e impide gastar los escasos recursos conseguidos con mucho esfuerzo”.

    Para la representación de CCOO en el CSIC, el cambio de Gobierno, con la creación del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, abre la esperanza a un cambio real. “Ya hay señales claras de cambio, en las formas y también en la articulación de medidas urgentes, como la eliminación de la intervención previa en proyectos internacionales en los OPIs o la ampliación del límite de gasto en la Ley de Contratos del Estado. Los PGE 2019 serán la prueba ineludible de la vocación de cambio y de recuperación del sistema científico español”.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.