CCOO y UGT han convocado una manifestación el jueves, 14 de diciembre, a las 12.00 horas en Madrid, a la que asistirán miles de delegadas y delegados para instar al Gobierno a que reaccione y negocie condiciones laborales justas y recuperación para las trabajadoras y trabajadores del sector público.

Imagen

La mayoría de los trabajadores y de las trabajadoras de la rotativa de Prisa han votado a favor del pacto alcanzado entre los delegados y la empresa, que supone el fin del periodo de consultas del ERE extintivo.

Imagen

Esperamos que no se repitan las agresiones a los trabajadores de los medios de comunicación de uno y otro signo que se produjeron en Cataluña durante los días de la declaración unilateral de Independencia y la aplicación de 155.

Imagen

#AhoraCorreoPúblico

Ante el recorte de financiación, el bloqueo del Plan Estratégico de Correos por parte del Gobierno y el deterioro de las condiciones laborales, CCOO ha alertado de la situación de riesgo de la mayor empresa pública del país y transmite al Parlamento el inminente inicio de movilización entre finales y principios de año.

Imagen

La apertura parcial de dos nuevos centros penitenciarios, Ceuta y Archidona, dentro del Plan de Amortización de centros, ha agravado notablemente la situación de falta de personal que padecen endémicamente las prisiones españolas. Desde el inicio de la crisis hay numerosas infraestructuras finalizadas y/o en construcción, sin dotación suficiente de personal para ellas.

Con esta manifestación, convocada por CCOO y UGT, han reivindicado más empleo público, recuperar sus derechos laborales y un salario justo, de manera que se garantice un mejor servicio público a la ciudadanía.

Imagen

El 5 de Diciembre es el día en el que CCOO participa en esta campaña que esta realizando la Coordinadora Trabajando en Positivo.

Más noticias

  • En 2015 hubo casi 9.000 accidentes laborales más que en 2012 en las Administraciones Públicas.
  • En un 44% de los accidentes laborales no se había realizado evaluación de riesgos del puesto.

  

  • En 2015 hubo casi 9.000 accidentes laborales más que en 2012 en las Administraciones Públicas.
  • En un 44% de los accidentes laborales no se había realizado evaluación de riesgos del puesto.

  

  • En 2015 hubo casi 9.000 accidentes laborales más que en 2012 en las Administraciones Públicas.
  • En un 44% de los accidentes laborales no se había realizado evaluación de riesgos del puesto.

  

  • En 2015 hubo casi 9.000 accidentes laborales más que en 2012 en las Administraciones Públicas.
  • En un 44% de los accidentes laborales no se había realizado evaluación de riesgos del puesto.

  

Concentraciones del día 24 de noviembre de 2017 #AhoraLoPúblico

25-11-2017

Concentraciones en todo el Estado del día 24 de noviembre de 2017 Empleo, Salario y Derechos
#AhoraLoPúblico

Concentraciones 24 de noviembre de 2017 #AhoraLoPúblico

  • En 2015 hubo casi 9.000 accidentes laborales más que en 2012 en las Administraciones Públicas.
  • En un 44% de los accidentes laborales no se había realizado evaluación de riesgos del puesto.

  

  • En 2015 hubo casi 9.000 accidentes laborales más que en 2012 en las Administraciones Públicas.
  • En un 44% de los accidentes laborales no se había realizado evaluación de riesgos del puesto.

  

  • En 2015 hubo casi 9.000 accidentes laborales más que en 2012 en las Administraciones Públicas.
  • En un 44% de los accidentes laborales no se había realizado evaluación de riesgos del puesto.

  

  • En 2015 hubo casi 9.000 accidentes laborales más que en 2012 en las Administraciones Públicas.
  • En un 44% de los accidentes laborales no se había realizado evaluación de riesgos del puesto.

  

  • En 2015 hubo casi 9.000 accidentes laborales más que en 2012 en las Administraciones Públicas.
  • En un 44% de los accidentes laborales no se había realizado evaluación de riesgos del puesto.

  

  • En 2015 hubo casi 9.000 accidentes laborales más que en 2012 en las Administraciones Públicas.
  • En un 44% de los accidentes laborales no se había realizado evaluación de riesgos del puesto.

  

  • En 2015 hubo casi 9.000 accidentes laborales más que en 2012 en las Administraciones Públicas.
  • En un 44% de los accidentes laborales no se había realizado evaluación de riesgos del puesto.

  

  • En 2015 hubo casi 9.000 accidentes laborales más que en 2012 en las Administraciones Públicas.
  • En un 44% de los accidentes laborales no se había realizado evaluación de riesgos del puesto.

  

  • En 2015 hubo casi 9.000 accidentes laborales más que en 2012 en las Administraciones Públicas.
  • En un 44% de los accidentes laborales no se había realizado evaluación de riesgos del puesto.

  

  • En 2015 hubo casi 9.000 accidentes laborales más que en 2012 en las Administraciones Públicas.
  • En un 44% de los accidentes laborales no se había realizado evaluación de riesgos del puesto.

  

Repensar el sindicato

#ReclamacionTemporales

#ReclamacionTemporales

Documentos

06.04.2017

CCOO denuncia un aumento de la siniestralidad laboral en las Administraciones Públicas

La Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC) de CCOO ha elaborado un estudio que analiza la siniestralidad laboral en las Administraciones Públicas. Los datos ponen de manifiesto un panorama muy negativo en lo referente a la prevención de riesgos.

CCOO ha encontrado una falta de transparencia y enormes dificultades para obtener datos del conjunto, a lo que hay que unir la imposibilidad de conocer el número de personas que desempeñan su trabajo para la Administración Pública y la diferenciación del tipo de entidad que gestiona las contingencias profesionales: Seguridad Social, y las tres mutualidades MUGEJU, MUFACE, ISFAS. Esto obliga a utilizar cifras claramente subestimadas.

Para trabajadoras y trabajadores con las contingencias de trabajo cubiertas por la Seguridad Social, se publican los datos contabilizados de accidentes de trabajo del sistema Delt@. No es el caso de las y los empleados públicos, que tienen las contingencias cubiertas con las entidades MUGEJU, MUFACE e ISFAS, pues no publican datos pormenorizados de siniestralidad, ni realizan un volcado de datos al sistema Delt@, ni existe homogeneidad de fuentes.

La siniestralidad laboral ha aumentado por encima de la media tanto en valores absolutos como en valores relativos, a partir del año 2012. La duración media de las bajas también se está incrementando, y en la Administración afecta principalmente al colectivo mayor de 40 años. Asimismo, en un porcentaje muy elevado de los accidentes con baja, no se había realizado evaluación de riesgos del puesto de trabajo.

Por patologías, los trastornos musculoesqueléticos encabezan la lista, pero también están aumentando en el sector público de forma importante los factores como violencia, agresión, miedo o amenaza.

Asimismo, es destacable que la mujer en la Administración pública es un colectivo prioritario en cuanto a siniestralidad.

En referencia a los datos que aporta el Ministerio de Hacienda, podemos ver que existen organismos con una elevada siniestralidad. Es el caso del Instituto Nacional de Artes Escénicas, con un importante porcentaje de accidentes/enfermedades en relación al tamaño de su plantilla. De los ministerios con mayor siniestralidad destacan Defensa, Presidencia, Agricultura y Sanidad.

Es fundamental conocer exhaustivamente no sólo los datos de siniestralidad, sino las causas y circunstancias en las que suceden los accidentes y las enfermedades profesionales para poder realizar una obligada e imprescindible actuación en prevención de los riesgos laborales que afectan a la Administración Pública.

No debemos olvidar que entre los años 2012 a 2016 han fallecido por accidente laboral cerca de 3.000 personas y 188 en el caso concreto de la Administración Pública.

Estos datos son claramente inadmisibles y ponen en evidencia una lacra social que podemos y debemos erradicar con una mayor conciencia e inversión en prevención de riesgos laborales.

Por todo ello, Comisiones Obreras reclama:

- Revisar la eficacia de las evaluaciones de riesgos.
- Transparencia en los datos, sobre todo en las mutualidades.
- Implementar medidas en cada etapa de la vida laboral.
- Campañas para prevenir y evaluar los riesgos psicosociales así como para evitar casos de violencia.
- Estudiar de forma pormenorizada al colectivo de mujeres en las Administraciones.
- Identificar los riesgos concretos de enfermedad profesional.

 

Ver documento

06.04.2017

CCOO denuncia un aumento de la siniestralidad laboral en las Administraciones Públicas

La Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC) de CCOO ha elaborado un estudio que analiza la siniestralidad laboral en las Administraciones Públicas. Los datos ponen de manifiesto un panorama muy negativo en lo referente a la prevención de riesgos.

CCOO ha encontrado una falta de transparencia y enormes dificultades para obtener datos del conjunto, a lo que hay que unir la imposibilidad de conocer el número de personas que desempeñan su trabajo para la Administración Pública y la diferenciación del tipo de entidad que gestiona las contingencias profesionales: Seguridad Social, y las tres mutualidades MUGEJU, MUFACE, ISFAS. Esto obliga a utilizar cifras claramente subestimadas.

Para trabajadoras y trabajadores con las contingencias de trabajo cubiertas por la Seguridad Social, se publican los datos contabilizados de accidentes de trabajo del sistema Delt@. No es el caso de las y los empleados públicos, que tienen las contingencias cubiertas con las entidades MUGEJU, MUFACE e ISFAS, pues no publican datos pormenorizados de siniestralidad, ni realizan un volcado de datos al sistema Delt@, ni existe homogeneidad de fuentes.

La siniestralidad laboral ha aumentado por encima de la media tanto en valores absolutos como en valores relativos, a partir del año 2012. La duración media de las bajas también se está incrementando, y en la Administración afecta principalmente al colectivo mayor de 40 años. Asimismo, en un porcentaje muy elevado de los accidentes con baja, no se había realizado evaluación de riesgos del puesto de trabajo.

Por patologías, los trastornos musculoesqueléticos encabezan la lista, pero también están aumentando en el sector público de forma importante los factores como violencia, agresión, miedo o amenaza.

Asimismo, es destacable que la mujer en la Administración pública es un colectivo prioritario en cuanto a siniestralidad.

En referencia a los datos que aporta el Ministerio de Hacienda, podemos ver que existen organismos con una elevada siniestralidad. Es el caso del Instituto Nacional de Artes Escénicas, con un importante porcentaje de accidentes/enfermedades en relación al tamaño de su plantilla. De los ministerios con mayor siniestralidad destacan Defensa, Presidencia, Agricultura y Sanidad.

Es fundamental conocer exhaustivamente no sólo los datos de siniestralidad, sino las causas y circunstancias en las que suceden los accidentes y las enfermedades profesionales para poder realizar una obligada e imprescindible actuación en prevención de los riesgos laborales que afectan a la Administración Pública.

No debemos olvidar que entre los años 2012 a 2016 han fallecido por accidente laboral cerca de 3.000 personas y 188 en el caso concreto de la Administración Pública.

Estos datos son claramente inadmisibles y ponen en evidencia una lacra social que podemos y debemos erradicar con una mayor conciencia e inversión en prevención de riesgos laborales.

Por todo ello, Comisiones Obreras reclama:

- Revisar la eficacia de las evaluaciones de riesgos.
- Transparencia en los datos, sobre todo en las mutualidades.
- Implementar medidas en cada etapa de la vida laboral.
- Campañas para prevenir y evaluar los riesgos psicosociales así como para evitar casos de violencia.
- Estudiar de forma pormenorizada al colectivo de mujeres en las Administraciones.
- Identificar los riesgos concretos de enfermedad profesional.

 

Ver documento

06.04.2017

CCOO denuncia un aumento de la siniestralidad laboral en las Administraciones Públicas

La Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC) de CCOO ha elaborado un estudio que analiza la siniestralidad laboral en las Administraciones Públicas. Los datos ponen de manifiesto un panorama muy negativo en lo referente a la prevención de riesgos.

CCOO ha encontrado una falta de transparencia y enormes dificultades para obtener datos del conjunto, a lo que hay que unir la imposibilidad de conocer el número de personas que desempeñan su trabajo para la Administración Pública y la diferenciación del tipo de entidad que gestiona las contingencias profesionales: Seguridad Social, y las tres mutualidades MUGEJU, MUFACE, ISFAS. Esto obliga a utilizar cifras claramente subestimadas.

Para trabajadoras y trabajadores con las contingencias de trabajo cubiertas por la Seguridad Social, se publican los datos contabilizados de accidentes de trabajo del sistema Delt@. No es el caso de las y los empleados públicos, que tienen las contingencias cubiertas con las entidades MUGEJU, MUFACE e ISFAS, pues no publican datos pormenorizados de siniestralidad, ni realizan un volcado de datos al sistema Delt@, ni existe homogeneidad de fuentes.

La siniestralidad laboral ha aumentado por encima de la media tanto en valores absolutos como en valores relativos, a partir del año 2012. La duración media de las bajas también se está incrementando, y en la Administración afecta principalmente al colectivo mayor de 40 años. Asimismo, en un porcentaje muy elevado de los accidentes con baja, no se había realizado evaluación de riesgos del puesto de trabajo.

Por patologías, los trastornos musculoesqueléticos encabezan la lista, pero también están aumentando en el sector público de forma importante los factores como violencia, agresión, miedo o amenaza.

Asimismo, es destacable que la mujer en la Administración pública es un colectivo prioritario en cuanto a siniestralidad.

En referencia a los datos que aporta el Ministerio de Hacienda, podemos ver que existen organismos con una elevada siniestralidad. Es el caso del Instituto Nacional de Artes Escénicas, con un importante porcentaje de accidentes/enfermedades en relación al tamaño de su plantilla. De los ministerios con mayor siniestralidad destacan Defensa, Presidencia, Agricultura y Sanidad.

Es fundamental conocer exhaustivamente no sólo los datos de siniestralidad, sino las causas y circunstancias en las que suceden los accidentes y las enfermedades profesionales para poder realizar una obligada e imprescindible actuación en prevención de los riesgos laborales que afectan a la Administración Pública.

No debemos olvidar que entre los años 2012 a 2016 han fallecido por accidente laboral cerca de 3.000 personas y 188 en el caso concreto de la Administración Pública.

Estos datos son claramente inadmisibles y ponen en evidencia una lacra social que podemos y debemos erradicar con una mayor conciencia e inversión en prevención de riesgos laborales.

Por todo ello, Comisiones Obreras reclama:

- Revisar la eficacia de las evaluaciones de riesgos.
- Transparencia en los datos, sobre todo en las mutualidades.
- Implementar medidas en cada etapa de la vida laboral.
- Campañas para prevenir y evaluar los riesgos psicosociales así como para evitar casos de violencia.
- Estudiar de forma pormenorizada al colectivo de mujeres en las Administraciones.
- Identificar los riesgos concretos de enfermedad profesional.

 

Ver documento

06.04.2017

CCOO denuncia un aumento de la siniestralidad laboral en las Administraciones Públicas

La Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC) de CCOO ha elaborado un estudio que analiza la siniestralidad laboral en las Administraciones Públicas. Los datos ponen de manifiesto un panorama muy negativo en lo referente a la prevención de riesgos.

CCOO ha encontrado una falta de transparencia y enormes dificultades para obtener datos del conjunto, a lo que hay que unir la imposibilidad de conocer el número de personas que desempeñan su trabajo para la Administración Pública y la diferenciación del tipo de entidad que gestiona las contingencias profesionales: Seguridad Social, y las tres mutualidades MUGEJU, MUFACE, ISFAS. Esto obliga a utilizar cifras claramente subestimadas.

Para trabajadoras y trabajadores con las contingencias de trabajo cubiertas por la Seguridad Social, se publican los datos contabilizados de accidentes de trabajo del sistema Delt@. No es el caso de las y los empleados públicos, que tienen las contingencias cubiertas con las entidades MUGEJU, MUFACE e ISFAS, pues no publican datos pormenorizados de siniestralidad, ni realizan un volcado de datos al sistema Delt@, ni existe homogeneidad de fuentes.

La siniestralidad laboral ha aumentado por encima de la media tanto en valores absolutos como en valores relativos, a partir del año 2012. La duración media de las bajas también se está incrementando, y en la Administración afecta principalmente al colectivo mayor de 40 años. Asimismo, en un porcentaje muy elevado de los accidentes con baja, no se había realizado evaluación de riesgos del puesto de trabajo.

Por patologías, los trastornos musculoesqueléticos encabezan la lista, pero también están aumentando en el sector público de forma importante los factores como violencia, agresión, miedo o amenaza.

Asimismo, es destacable que la mujer en la Administración pública es un colectivo prioritario en cuanto a siniestralidad.

En referencia a los datos que aporta el Ministerio de Hacienda, podemos ver que existen organismos con una elevada siniestralidad. Es el caso del Instituto Nacional de Artes Escénicas, con un importante porcentaje de accidentes/enfermedades en relación al tamaño de su plantilla. De los ministerios con mayor siniestralidad destacan Defensa, Presidencia, Agricultura y Sanidad.

Es fundamental conocer exhaustivamente no sólo los datos de siniestralidad, sino las causas y circunstancias en las que suceden los accidentes y las enfermedades profesionales para poder realizar una obligada e imprescindible actuación en prevención de los riesgos laborales que afectan a la Administración Pública.

No debemos olvidar que entre los años 2012 a 2016 han fallecido por accidente laboral cerca de 3.000 personas y 188 en el caso concreto de la Administración Pública.

Estos datos son claramente inadmisibles y ponen en evidencia una lacra social que podemos y debemos erradicar con una mayor conciencia e inversión en prevención de riesgos laborales.

Por todo ello, Comisiones Obreras reclama:

- Revisar la eficacia de las evaluaciones de riesgos.
- Transparencia en los datos, sobre todo en las mutualidades.
- Implementar medidas en cada etapa de la vida laboral.
- Campañas para prevenir y evaluar los riesgos psicosociales así como para evitar casos de violencia.
- Estudiar de forma pormenorizada al colectivo de mujeres en las Administraciones.
- Identificar los riesgos concretos de enfermedad profesional.

 

Ver documento

06.04.2017

CCOO denuncia un aumento de la siniestralidad laboral en las Administraciones Públicas

La Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC) de CCOO ha elaborado un estudio que analiza la siniestralidad laboral en las Administraciones Públicas. Los datos ponen de manifiesto un panorama muy negativo en lo referente a la prevención de riesgos.

CCOO ha encontrado una falta de transparencia y enormes dificultades para obtener datos del conjunto, a lo que hay que unir la imposibilidad de conocer el número de personas que desempeñan su trabajo para la Administración Pública y la diferenciación del tipo de entidad que gestiona las contingencias profesionales: Seguridad Social, y las tres mutualidades MUGEJU, MUFACE, ISFAS. Esto obliga a utilizar cifras claramente subestimadas.

Para trabajadoras y trabajadores con las contingencias de trabajo cubiertas por la Seguridad Social, se publican los datos contabilizados de accidentes de trabajo del sistema Delt@. No es el caso de las y los empleados públicos, que tienen las contingencias cubiertas con las entidades MUGEJU, MUFACE e ISFAS, pues no publican datos pormenorizados de siniestralidad, ni realizan un volcado de datos al sistema Delt@, ni existe homogeneidad de fuentes.

La siniestralidad laboral ha aumentado por encima de la media tanto en valores absolutos como en valores relativos, a partir del año 2012. La duración media de las bajas también se está incrementando, y en la Administración afecta principalmente al colectivo mayor de 40 años. Asimismo, en un porcentaje muy elevado de los accidentes con baja, no se había realizado evaluación de riesgos del puesto de trabajo.

Por patologías, los trastornos musculoesqueléticos encabezan la lista, pero también están aumentando en el sector público de forma importante los factores como violencia, agresión, miedo o amenaza.

Asimismo, es destacable que la mujer en la Administración pública es un colectivo prioritario en cuanto a siniestralidad.

En referencia a los datos que aporta el Ministerio de Hacienda, podemos ver que existen organismos con una elevada siniestralidad. Es el caso del Instituto Nacional de Artes Escénicas, con un importante porcentaje de accidentes/enfermedades en relación al tamaño de su plantilla. De los ministerios con mayor siniestralidad destacan Defensa, Presidencia, Agricultura y Sanidad.

Es fundamental conocer exhaustivamente no sólo los datos de siniestralidad, sino las causas y circunstancias en las que suceden los accidentes y las enfermedades profesionales para poder realizar una obligada e imprescindible actuación en prevención de los riesgos laborales que afectan a la Administración Pública.

No debemos olvidar que entre los años 2012 a 2016 han fallecido por accidente laboral cerca de 3.000 personas y 188 en el caso concreto de la Administración Pública.

Estos datos son claramente inadmisibles y ponen en evidencia una lacra social que podemos y debemos erradicar con una mayor conciencia e inversión en prevención de riesgos laborales.

Por todo ello, Comisiones Obreras reclama:

- Revisar la eficacia de las evaluaciones de riesgos.
- Transparencia en los datos, sobre todo en las mutualidades.
- Implementar medidas en cada etapa de la vida laboral.
- Campañas para prevenir y evaluar los riesgos psicosociales así como para evitar casos de violencia.
- Estudiar de forma pormenorizada al colectivo de mujeres en las Administraciones.
- Identificar los riesgos concretos de enfermedad profesional.

 

Ver documento

06.04.2017

CCOO denuncia un aumento de la siniestralidad laboral en las Administraciones Públicas

La Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC) de CCOO ha elaborado un estudio que analiza la siniestralidad laboral en las Administraciones Públicas. Los datos ponen de manifiesto un panorama muy negativo en lo referente a la prevención de riesgos.

CCOO ha encontrado una falta de transparencia y enormes dificultades para obtener datos del conjunto, a lo que hay que unir la imposibilidad de conocer el número de personas que desempeñan su trabajo para la Administración Pública y la diferenciación del tipo de entidad que gestiona las contingencias profesionales: Seguridad Social, y las tres mutualidades MUGEJU, MUFACE, ISFAS. Esto obliga a utilizar cifras claramente subestimadas.

Para trabajadoras y trabajadores con las contingencias de trabajo cubiertas por la Seguridad Social, se publican los datos contabilizados de accidentes de trabajo del sistema Delt@. No es el caso de las y los empleados públicos, que tienen las contingencias cubiertas con las entidades MUGEJU, MUFACE e ISFAS, pues no publican datos pormenorizados de siniestralidad, ni realizan un volcado de datos al sistema Delt@, ni existe homogeneidad de fuentes.

La siniestralidad laboral ha aumentado por encima de la media tanto en valores absolutos como en valores relativos, a partir del año 2012. La duración media de las bajas también se está incrementando, y en la Administración afecta principalmente al colectivo mayor de 40 años. Asimismo, en un porcentaje muy elevado de los accidentes con baja, no se había realizado evaluación de riesgos del puesto de trabajo.

Por patologías, los trastornos musculoesqueléticos encabezan la lista, pero también están aumentando en el sector público de forma importante los factores como violencia, agresión, miedo o amenaza.

Asimismo, es destacable que la mujer en la Administración pública es un colectivo prioritario en cuanto a siniestralidad.

En referencia a los datos que aporta el Ministerio de Hacienda, podemos ver que existen organismos con una elevada siniestralidad. Es el caso del Instituto Nacional de Artes Escénicas, con un importante porcentaje de accidentes/enfermedades en relación al tamaño de su plantilla. De los ministerios con mayor siniestralidad destacan Defensa, Presidencia, Agricultura y Sanidad.

Es fundamental conocer exhaustivamente no sólo los datos de siniestralidad, sino las causas y circunstancias en las que suceden los accidentes y las enfermedades profesionales para poder realizar una obligada e imprescindible actuación en prevención de los riesgos laborales que afectan a la Administración Pública.

No debemos olvidar que entre los años 2012 a 2016 han fallecido por accidente laboral cerca de 3.000 personas y 188 en el caso concreto de la Administración Pública.

Estos datos son claramente inadmisibles y ponen en evidencia una lacra social que podemos y debemos erradicar con una mayor conciencia e inversión en prevención de riesgos laborales.

Por todo ello, Comisiones Obreras reclama:

- Revisar la eficacia de las evaluaciones de riesgos.
- Transparencia en los datos, sobre todo en las mutualidades.
- Implementar medidas en cada etapa de la vida laboral.
- Campañas para prevenir y evaluar los riesgos psicosociales así como para evitar casos de violencia.
- Estudiar de forma pormenorizada al colectivo de mujeres en las Administraciones.
- Identificar los riesgos concretos de enfermedad profesional.

 

Ver documento

06.04.2017

CCOO denuncia un aumento de la siniestralidad laboral en las Administraciones Públicas

La Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC) de CCOO ha elaborado un estudio que analiza la siniestralidad laboral en las Administraciones Públicas. Los datos ponen de manifiesto un panorama muy negativo en lo referente a la prevención de riesgos.

CCOO ha encontrado una falta de transparencia y enormes dificultades para obtener datos del conjunto, a lo que hay que unir la imposibilidad de conocer el número de personas que desempeñan su trabajo para la Administración Pública y la diferenciación del tipo de entidad que gestiona las contingencias profesionales: Seguridad Social, y las tres mutualidades MUGEJU, MUFACE, ISFAS. Esto obliga a utilizar cifras claramente subestimadas.

Para trabajadoras y trabajadores con las contingencias de trabajo cubiertas por la Seguridad Social, se publican los datos contabilizados de accidentes de trabajo del sistema Delt@. No es el caso de las y los empleados públicos, que tienen las contingencias cubiertas con las entidades MUGEJU, MUFACE e ISFAS, pues no publican datos pormenorizados de siniestralidad, ni realizan un volcado de datos al sistema Delt@, ni existe homogeneidad de fuentes.

La siniestralidad laboral ha aumentado por encima de la media tanto en valores absolutos como en valores relativos, a partir del año 2012. La duración media de las bajas también se está incrementando, y en la Administración afecta principalmente al colectivo mayor de 40 años. Asimismo, en un porcentaje muy elevado de los accidentes con baja, no se había realizado evaluación de riesgos del puesto de trabajo.

Por patologías, los trastornos musculoesqueléticos encabezan la lista, pero también están aumentando en el sector público de forma importante los factores como violencia, agresión, miedo o amenaza.

Asimismo, es destacable que la mujer en la Administración pública es un colectivo prioritario en cuanto a siniestralidad.

En referencia a los datos que aporta el Ministerio de Hacienda, podemos ver que existen organismos con una elevada siniestralidad. Es el caso del Instituto Nacional de Artes Escénicas, con un importante porcentaje de accidentes/enfermedades en relación al tamaño de su plantilla. De los ministerios con mayor siniestralidad destacan Defensa, Presidencia, Agricultura y Sanidad.

Es fundamental conocer exhaustivamente no sólo los datos de siniestralidad, sino las causas y circunstancias en las que suceden los accidentes y las enfermedades profesionales para poder realizar una obligada e imprescindible actuación en prevención de los riesgos laborales que afectan a la Administración Pública.

No debemos olvidar que entre los años 2012 a 2016 han fallecido por accidente laboral cerca de 3.000 personas y 188 en el caso concreto de la Administración Pública.

Estos datos son claramente inadmisibles y ponen en evidencia una lacra social que podemos y debemos erradicar con una mayor conciencia e inversión en prevención de riesgos laborales.

Por todo ello, Comisiones Obreras reclama:

- Revisar la eficacia de las evaluaciones de riesgos.
- Transparencia en los datos, sobre todo en las mutualidades.
- Implementar medidas en cada etapa de la vida laboral.
- Campañas para prevenir y evaluar los riesgos psicosociales así como para evitar casos de violencia.
- Estudiar de forma pormenorizada al colectivo de mujeres en las Administraciones.
- Identificar los riesgos concretos de enfermedad profesional.

 

Ver documento

06.04.2017

CCOO denuncia un aumento de la siniestralidad laboral en las Administraciones Públicas

La Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC) de CCOO ha elaborado un estudio que analiza la siniestralidad laboral en las Administraciones Públicas. Los datos ponen de manifiesto un panorama muy negativo en lo referente a la prevención de riesgos.

CCOO ha encontrado una falta de transparencia y enormes dificultades para obtener datos del conjunto, a lo que hay que unir la imposibilidad de conocer el número de personas que desempeñan su trabajo para la Administración Pública y la diferenciación del tipo de entidad que gestiona las contingencias profesionales: Seguridad Social, y las tres mutualidades MUGEJU, MUFACE, ISFAS. Esto obliga a utilizar cifras claramente subestimadas.

Para trabajadoras y trabajadores con las contingencias de trabajo cubiertas por la Seguridad Social, se publican los datos contabilizados de accidentes de trabajo del sistema Delt@. No es el caso de las y los empleados públicos, que tienen las contingencias cubiertas con las entidades MUGEJU, MUFACE e ISFAS, pues no publican datos pormenorizados de siniestralidad, ni realizan un volcado de datos al sistema Delt@, ni existe homogeneidad de fuentes.

La siniestralidad laboral ha aumentado por encima de la media tanto en valores absolutos como en valores relativos, a partir del año 2012. La duración media de las bajas también se está incrementando, y en la Administración afecta principalmente al colectivo mayor de 40 años. Asimismo, en un porcentaje muy elevado de los accidentes con baja, no se había realizado evaluación de riesgos del puesto de trabajo.

Por patologías, los trastornos musculoesqueléticos encabezan la lista, pero también están aumentando en el sector público de forma importante los factores como violencia, agresión, miedo o amenaza.

Asimismo, es destacable que la mujer en la Administración pública es un colectivo prioritario en cuanto a siniestralidad.

En referencia a los datos que aporta el Ministerio de Hacienda, podemos ver que existen organismos con una elevada siniestralidad. Es el caso del Instituto Nacional de Artes Escénicas, con un importante porcentaje de accidentes/enfermedades en relación al tamaño de su plantilla. De los ministerios con mayor siniestralidad destacan Defensa, Presidencia, Agricultura y Sanidad.

Es fundamental conocer exhaustivamente no sólo los datos de siniestralidad, sino las causas y circunstancias en las que suceden los accidentes y las enfermedades profesionales para poder realizar una obligada e imprescindible actuación en prevención de los riesgos laborales que afectan a la Administración Pública.

No debemos olvidar que entre los años 2012 a 2016 han fallecido por accidente laboral cerca de 3.000 personas y 188 en el caso concreto de la Administración Pública.

Estos datos son claramente inadmisibles y ponen en evidencia una lacra social que podemos y debemos erradicar con una mayor conciencia e inversión en prevención de riesgos laborales.

Por todo ello, Comisiones Obreras reclama:

- Revisar la eficacia de las evaluaciones de riesgos.
- Transparencia en los datos, sobre todo en las mutualidades.
- Implementar medidas en cada etapa de la vida laboral.
- Campañas para prevenir y evaluar los riesgos psicosociales así como para evitar casos de violencia.
- Estudiar de forma pormenorizada al colectivo de mujeres en las Administraciones.
- Identificar los riesgos concretos de enfermedad profesional.

 

Ver documento

06.04.2017

CCOO denuncia un aumento de la siniestralidad laboral en las Administraciones Públicas

La Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC) de CCOO ha elaborado un estudio que analiza la siniestralidad laboral en las Administraciones Públicas. Los datos ponen de manifiesto un panorama muy negativo en lo referente a la prevención de riesgos.

CCOO ha encontrado una falta de transparencia y enormes dificultades para obtener datos del conjunto, a lo que hay que unir la imposibilidad de conocer el número de personas que desempeñan su trabajo para la Administración Pública y la diferenciación del tipo de entidad que gestiona las contingencias profesionales: Seguridad Social, y las tres mutualidades MUGEJU, MUFACE, ISFAS. Esto obliga a utilizar cifras claramente subestimadas.

Para trabajadoras y trabajadores con las contingencias de trabajo cubiertas por la Seguridad Social, se publican los datos contabilizados de accidentes de trabajo del sistema Delt@. No es el caso de las y los empleados públicos, que tienen las contingencias cubiertas con las entidades MUGEJU, MUFACE e ISFAS, pues no publican datos pormenorizados de siniestralidad, ni realizan un volcado de datos al sistema Delt@, ni existe homogeneidad de fuentes.

La siniestralidad laboral ha aumentado por encima de la media tanto en valores absolutos como en valores relativos, a partir del año 2012. La duración media de las bajas también se está incrementando, y en la Administración afecta principalmente al colectivo mayor de 40 años. Asimismo, en un porcentaje muy elevado de los accidentes con baja, no se había realizado evaluación de riesgos del puesto de trabajo.

Por patologías, los trastornos musculoesqueléticos encabezan la lista, pero también están aumentando en el sector público de forma importante los factores como violencia, agresión, miedo o amenaza.

Asimismo, es destacable que la mujer en la Administración pública es un colectivo prioritario en cuanto a siniestralidad.

En referencia a los datos que aporta el Ministerio de Hacienda, podemos ver que existen organismos con una elevada siniestralidad. Es el caso del Instituto Nacional de Artes Escénicas, con un importante porcentaje de accidentes/enfermedades en relación al tamaño de su plantilla. De los ministerios con mayor siniestralidad destacan Defensa, Presidencia, Agricultura y Sanidad.

Es fundamental conocer exhaustivamente no sólo los datos de siniestralidad, sino las causas y circunstancias en las que suceden los accidentes y las enfermedades profesionales para poder realizar una obligada e imprescindible actuación en prevención de los riesgos laborales que afectan a la Administración Pública.

No debemos olvidar que entre los años 2012 a 2016 han fallecido por accidente laboral cerca de 3.000 personas y 188 en el caso concreto de la Administración Pública.

Estos datos son claramente inadmisibles y ponen en evidencia una lacra social que podemos y debemos erradicar con una mayor conciencia e inversión en prevención de riesgos laborales.

Por todo ello, Comisiones Obreras reclama:

- Revisar la eficacia de las evaluaciones de riesgos.
- Transparencia en los datos, sobre todo en las mutualidades.
- Implementar medidas en cada etapa de la vida laboral.
- Campañas para prevenir y evaluar los riesgos psicosociales así como para evitar casos de violencia.
- Estudiar de forma pormenorizada al colectivo de mujeres en las Administraciones.
- Identificar los riesgos concretos de enfermedad profesional.

 

Ver documento

06.04.2017

CCOO denuncia un aumento de la siniestralidad laboral en las Administraciones Públicas

La Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC) de CCOO ha elaborado un estudio que analiza la siniestralidad laboral en las Administraciones Públicas. Los datos ponen de manifiesto un panorama muy negativo en lo referente a la prevención de riesgos.

CCOO ha encontrado una falta de transparencia y enormes dificultades para obtener datos del conjunto, a lo que hay que unir la imposibilidad de conocer el número de personas que desempeñan su trabajo para la Administración Pública y la diferenciación del tipo de entidad que gestiona las contingencias profesionales: Seguridad Social, y las tres mutualidades MUGEJU, MUFACE, ISFAS. Esto obliga a utilizar cifras claramente subestimadas.

Para trabajadoras y trabajadores con las contingencias de trabajo cubiertas por la Seguridad Social, se publican los datos contabilizados de accidentes de trabajo del sistema Delt@. No es el caso de las y los empleados públicos, que tienen las contingencias cubiertas con las entidades MUGEJU, MUFACE e ISFAS, pues no publican datos pormenorizados de siniestralidad, ni realizan un volcado de datos al sistema Delt@, ni existe homogeneidad de fuentes.

La siniestralidad laboral ha aumentado por encima de la media tanto en valores absolutos como en valores relativos, a partir del año 2012. La duración media de las bajas también se está incrementando, y en la Administración afecta principalmente al colectivo mayor de 40 años. Asimismo, en un porcentaje muy elevado de los accidentes con baja, no se había realizado evaluación de riesgos del puesto de trabajo.

Por patologías, los trastornos musculoesqueléticos encabezan la lista, pero también están aumentando en el sector público de forma importante los factores como violencia, agresión, miedo o amenaza.

Asimismo, es destacable que la mujer en la Administración pública es un colectivo prioritario en cuanto a siniestralidad.

En referencia a los datos que aporta el Ministerio de Hacienda, podemos ver que existen organismos con una elevada siniestralidad. Es el caso del Instituto Nacional de Artes Escénicas, con un importante porcentaje de accidentes/enfermedades en relación al tamaño de su plantilla. De los ministerios con mayor siniestralidad destacan Defensa, Presidencia, Agricultura y Sanidad.

Es fundamental conocer exhaustivamente no sólo los datos de siniestralidad, sino las causas y circunstancias en las que suceden los accidentes y las enfermedades profesionales para poder realizar una obligada e imprescindible actuación en prevención de los riesgos laborales que afectan a la Administración Pública.

No debemos olvidar que entre los años 2012 a 2016 han fallecido por accidente laboral cerca de 3.000 personas y 188 en el caso concreto de la Administración Pública.

Estos datos son claramente inadmisibles y ponen en evidencia una lacra social que podemos y debemos erradicar con una mayor conciencia e inversión en prevención de riesgos laborales.

Por todo ello, Comisiones Obreras reclama:

- Revisar la eficacia de las evaluaciones de riesgos.
- Transparencia en los datos, sobre todo en las mutualidades.
- Implementar medidas en cada etapa de la vida laboral.
- Campañas para prevenir y evaluar los riesgos psicosociales así como para evitar casos de violencia.
- Estudiar de forma pormenorizada al colectivo de mujeres en las Administraciones.
- Identificar los riesgos concretos de enfermedad profesional.

 

Ver documento

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.