25N, contra la violencia de género

A lo largo del año FSC-CCOO lucha por prevenir la violencia contra las mujeres, sin embargo, hay fechas especiales como la del 25 de noviembre en la que los esfuerzos se duplican. En este caso, la fecha viene precedida de una agudización del machismo, pero también de una fuerte reacción feminista.

Imagen

La apertura parcial de dos nuevos centros penitenciarios, Ceuta y Archidona, dentro del Plan de Amortización de centros, ha agravado notablemente la situación de falta de personal que padecen endémicamente las prisiones españolas. Desde el inicio de la crisis hay numerosas infraestructuras finalizadas y/o en construcción, sin dotación suficiente de personal para ellas.

Imagen

Se eligió como vicepresidente del Comité a José Antonio Herráez, actual secretario general de la Sección Sindical Estatal de Iberia-CCOO.

Imagen

El sindicato exige que se abra un espacio de negociación concreto, claro y con compromisos, para poder avanzar en la recuperación de los derechos arrebatados a tres millones de empleadas y empleados públicos.

Valorarán llevar a cabo movilizaciones los días 17, 18 y 19 de diciembre, coincidiendo con las jornadas de voto en urna que, como parte del proceso electoral al Parlament de Catalunya, se desarrollarán en las diferentes representaciones y consulados en el exterior.

Imagen

Desde el 25 de noviembre, Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, hasta el 10 de diciembre, Día de los Derechos Humanos, los 16 Días de Activismo contra la Violencia de Género son un momento para unir esfuerzos y adelantar acciones que contribuyan a terminar el flagelo que representa la violencia contra las mujeres y las niñas alrededor del mundo.

Imagen

La Administración concursal ha iniciado la primera fase de despidos, previstos para diciembre, que finalmente afectará a 469 trabajadores, el 21% de la plantilla. CCOO muestra su rechazo y recuerda que la compra por parte de Correos o de otro operador es posible y viable y ha vuelto demandar la implicación del Gobierno para evitar un cierre que afectaría a más de 2.000 personas.

Más noticias

Manifestación de Instituciones Penitenciarias de CCOO

El déficit estructural de personal en Instituciones Penitenciarias, con unas vacantes superiores al 13%, el envejecimiento de las plantillas y la enorme carga de trabajo a pesar del descenso de las personas privadas de libertad, sitúan al sistema penitenciario en una situación muy delicada y con claros síntomas de deterioro que harán inviable el servicio público de prisiones en los próximos meses.

Manifestación de Instituciones Penitenciarias de CCOO

El déficit estructural de personal en Instituciones Penitenciarias, con unas vacantes superiores al 13%, el envejecimiento de las plantillas y la enorme carga de trabajo a pesar del descenso de las personas privadas de libertad, sitúan al sistema penitenciario en una situación muy delicada y con claros síntomas de deterioro que harán inviable el servicio público de prisiones en los próximos meses.

Manifestación de Instituciones Penitenciarias de CCOO

El déficit estructural de personal en Instituciones Penitenciarias, con unas vacantes superiores al 13%, el envejecimiento de las plantillas y la enorme carga de trabajo a pesar del descenso de las personas privadas de libertad, sitúan al sistema penitenciario en una situación muy delicada y con claros síntomas de deterioro que harán inviable el servicio público de prisiones en los próximos meses.

Manifestación de Instituciones Penitenciarias de CCOO

El déficit estructural de personal en Instituciones Penitenciarias, con unas vacantes superiores al 13%, el envejecimiento de las plantillas y la enorme carga de trabajo a pesar del descenso de las personas privadas de libertad, sitúan al sistema penitenciario en una situación muy delicada y con claros síntomas de deterioro que harán inviable el servicio público de prisiones en los próximos meses.

Manifestación de Instituciones Penitenciarias de CCOO

El déficit estructural de personal en Instituciones Penitenciarias, con unas vacantes superiores al 13%, el envejecimiento de las plantillas y la enorme carga de trabajo a pesar del descenso de las personas privadas de libertad, sitúan al sistema penitenciario en una situación muy delicada y con claros síntomas de deterioro que harán inviable el servicio público de prisiones en los próximos meses.

Manifestación de Instituciones Penitenciarias de CCOO

El déficit estructural de personal en Instituciones Penitenciarias, con unas vacantes superiores al 13%, el envejecimiento de las plantillas y la enorme carga de trabajo a pesar del descenso de las personas privadas de libertad, sitúan al sistema penitenciario en una situación muy delicada y con claros síntomas de deterioro que harán inviable el servicio público de prisiones en los próximos meses.

Manifestación de Instituciones Penitenciarias de CCOO

El déficit estructural de personal en Instituciones Penitenciarias, con unas vacantes superiores al 13%, el envejecimiento de las plantillas y la enorme carga de trabajo a pesar del descenso de las personas privadas de libertad, sitúan al sistema penitenciario en una situación muy delicada y con claros síntomas de deterioro que harán inviable el servicio público de prisiones en los próximos meses.

Manifestación de Instituciones Penitenciarias de CCOO

El déficit estructural de personal en Instituciones Penitenciarias, con unas vacantes superiores al 13%, el envejecimiento de las plantillas y la enorme carga de trabajo a pesar del descenso de las personas privadas de libertad, sitúan al sistema penitenciario en una situación muy delicada y con claros síntomas de deterioro que harán inviable el servicio público de prisiones en los próximos meses.

Manifestación de Instituciones Penitenciarias de CCOO

El déficit estructural de personal en Instituciones Penitenciarias, con unas vacantes superiores al 13%, el envejecimiento de las plantillas y la enorme carga de trabajo a pesar del descenso de las personas privadas de libertad, sitúan al sistema penitenciario en una situación muy delicada y con claros síntomas de deterioro que harán inviable el servicio público de prisiones en los próximos meses.

Manifestación de Instituciones Penitenciarias de CCOO

El déficit estructural de personal en Instituciones Penitenciarias, con unas vacantes superiores al 13%, el envejecimiento de las plantillas y la enorme carga de trabajo a pesar del descenso de las personas privadas de libertad, sitúan al sistema penitenciario en una situación muy delicada y con claros síntomas de deterioro que harán inviable el servicio público de prisiones en los próximos meses.

Manifestación de Instituciones Penitenciarias de CCOO

El déficit estructural de personal en Instituciones Penitenciarias, con unas vacantes superiores al 13%, el envejecimiento de las plantillas y la enorme carga de trabajo a pesar del descenso de las personas privadas de libertad, sitúan al sistema penitenciario en una situación muy delicada y con claros síntomas de deterioro que harán inviable el servicio público de prisiones en los próximos meses.

Manifestación de Instituciones Penitenciarias de CCOO

El déficit estructural de personal en Instituciones Penitenciarias, con unas vacantes superiores al 13%, el envejecimiento de las plantillas y la enorme carga de trabajo a pesar del descenso de las personas privadas de libertad, sitúan al sistema penitenciario en una situación muy delicada y con claros síntomas de deterioro que harán inviable el servicio público de prisiones en los próximos meses.

Manifestación de Instituciones Penitenciarias de CCOO

El déficit estructural de personal en Instituciones Penitenciarias, con unas vacantes superiores al 13%, el envejecimiento de las plantillas y la enorme carga de trabajo a pesar del descenso de las personas privadas de libertad, sitúan al sistema penitenciario en una situación muy delicada y con claros síntomas de deterioro que harán inviable el servicio público de prisiones en los próximos meses.

Manifestación de Instituciones Penitenciarias de CCOO

El déficit estructural de personal en Instituciones Penitenciarias, con unas vacantes superiores al 13%, el envejecimiento de las plantillas y la enorme carga de trabajo a pesar del descenso de las personas privadas de libertad, sitúan al sistema penitenciario en una situación muy delicada y con claros síntomas de deterioro que harán inviable el servicio público de prisiones en los próximos meses.

Opinión

Manifestación de Instituciones Penitenciarias de CCOO

El déficit estructural de personal en Instituciones Penitenciarias, con unas vacantes superiores al 13%, el envejecimiento de las plantillas y la enorme carga de trabajo a pesar del descenso de las personas privadas de libertad, sitúan al sistema penitenciario en una situación muy delicada y con claros síntomas de deterioro que harán inviable el servicio público de prisiones en los próximos meses.

Repensar el sindicato

#ReclamacionTemporales

#ReclamacionTemporales

Documentos

15.03.2017

CCOO denuncia el colapso del sistema penitenciario por la falta de personal y su envejecimiento

La Sección Sindical Estatal de Instituciones Penitenciarias (IIPP) en CCOO quiere manifestar su preocupación por los datos que la Administración Penitenciaria ha facilitado una vez que desde este sindicato y a través de la Ley de Transparencia se solicitó el número de vacantes de personal penitenciario en los centros que son competencia de la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias. Según estos datos hay 2.855 vacantes, lo que supone un 13% del personal total de IIPP; 2.202 vacantes corresponden a personal funcionario y 653 a personal laboral.

El caso del personal laboral es extremadamente grave ya que el porcentaje de vacantes es superior al 25% del personal, cifra absolutamente inasumible, que imposibilita cualquier gestión pública de las labores que le son encomendadas. En este caso la privatización ya es una realidad y hay empresas que realizan funciones de mantenimiento, limpieza, o demandaduría mientras que no se cubren los efectivos de personal laboral.

E incluso nos encontramos con situaciones donde personal interno a través de talleres de limpieza, sustituye a empleados y empleadas públicas que se jubilan, donde las personas privadas de libertad reciben una remuneración muy por debajo del sueldo mínimo interprofesional, que en muchos casos no supera los 300 euros anuales.

A este déficit estructural hay que sumar el paulatino envejecimiento de la plantilla, que sitúa a Instituciones Penitenciaras en una situación objetiva muy delicada en los próximos meses, por la inmediata jubilación de una parte muy importante de los efectivos.

Según los datos oficiales que la Administración Penitenciaria ha facilitado a Comisiones Obreras, una vez que se solicitaron por la vía de la Ley de Transparencia, el 38% de los empleadas y empleados públicos de Instituciones Penitenciarias tiene más de 51 años y sólo el 23% del personal penitenciario tiene menos de 40 años.

En algunos centros más del 60% de la plantilla tiene edades superiores a los 51 años, como es el caso de los centros de Cáceres, Burgos, CIS de Granada, CIS Victoria Kent, Topas y Villabona. El Centro Penitenciario de Topas (Salamanca) es el que tiene el dudoso honor de tener la plantilla más veterana de Instituciones Penitenciarias, con un 66,52% de sus trabajadores y trabajadoras con más de 51 años.

“Desde CCOO también queremos hacer mención al reciente informe del Consejo de Europa, donde se establece que las cárceles españolas figuran entre las más masificadas de Europa. Por cada 100 celdas disponibles, la Administración aloja a 119,6 presos, frente a una media europea de 91,4. La sobreocupación española se ha agravado en el último año a pesar de que el volumen de presos ha descendido”.

El dato empeora sensiblemente si se excluye a Cataluña. El Consejo de Europa computa por separado las cifras catalanas porque esa comunidad tiene transferidas las competencias penitenciarias. Sin Cataluña, España alcanzaría el segundo peor registro: 133 presos por cada 100 plazas.

A pesar de que la población penitenciaria ha disminuido en los últimos años, la ratio actual entre número de empleada y empleado público y personal interno es del 2,2, una de las más elevadas en Europa y muy lejana de la de los países nórdicos que están alrededor de 1 empleado/interno.

En el contexto actual, denuncia CCOO, con unas plantillas muy mermadas y envejecidas y con una carga de trabajo muy elevada debido al elevado número de personas internas respecto al número de trabajadoras y trabajadores penitenciarios, el servicio público de prisiones se encuentra profundamente colapsado y con síntomas manifiestos de deterioro grave.

“Ante esta realidad, desde CCOO, queremos manifestar que los fines constitucionales de reinserción se han convertido en una mera declaración de intenciones y resulta imposible garantizar la seguridad y custodia de las personas internas y, lo que resulta aún mas preocupante, la propia salud de las empleadas y empleados públicos penitenciarios”.

15.03.2017

CCOO denuncia el colapso del sistema penitenciario por la falta de personal y su envejecimiento

La Sección Sindical Estatal de Instituciones Penitenciarias (IIPP) en CCOO quiere manifestar su preocupación por los datos que la Administración Penitenciaria ha facilitado una vez que desde este sindicato y a través de la Ley de Transparencia se solicitó el número de vacantes de personal penitenciario en los centros que son competencia de la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias. Según estos datos hay 2.855 vacantes, lo que supone un 13% del personal total de IIPP; 2.202 vacantes corresponden a personal funcionario y 653 a personal laboral.

El caso del personal laboral es extremadamente grave ya que el porcentaje de vacantes es superior al 25% del personal, cifra absolutamente inasumible, que imposibilita cualquier gestión pública de las labores que le son encomendadas. En este caso la privatización ya es una realidad y hay empresas que realizan funciones de mantenimiento, limpieza, o demandaduría mientras que no se cubren los efectivos de personal laboral.

E incluso nos encontramos con situaciones donde personal interno a través de talleres de limpieza, sustituye a empleados y empleadas públicas que se jubilan, donde las personas privadas de libertad reciben una remuneración muy por debajo del sueldo mínimo interprofesional, que en muchos casos no supera los 300 euros anuales.

A este déficit estructural hay que sumar el paulatino envejecimiento de la plantilla, que sitúa a Instituciones Penitenciaras en una situación objetiva muy delicada en los próximos meses, por la inmediata jubilación de una parte muy importante de los efectivos.

Según los datos oficiales que la Administración Penitenciaria ha facilitado a Comisiones Obreras, una vez que se solicitaron por la vía de la Ley de Transparencia, el 38% de los empleadas y empleados públicos de Instituciones Penitenciarias tiene más de 51 años y sólo el 23% del personal penitenciario tiene menos de 40 años.

En algunos centros más del 60% de la plantilla tiene edades superiores a los 51 años, como es el caso de los centros de Cáceres, Burgos, CIS de Granada, CIS Victoria Kent, Topas y Villabona. El Centro Penitenciario de Topas (Salamanca) es el que tiene el dudoso honor de tener la plantilla más veterana de Instituciones Penitenciarias, con un 66,52% de sus trabajadores y trabajadoras con más de 51 años.

“Desde CCOO también queremos hacer mención al reciente informe del Consejo de Europa, donde se establece que las cárceles españolas figuran entre las más masificadas de Europa. Por cada 100 celdas disponibles, la Administración aloja a 119,6 presos, frente a una media europea de 91,4. La sobreocupación española se ha agravado en el último año a pesar de que el volumen de presos ha descendido”.

El dato empeora sensiblemente si se excluye a Cataluña. El Consejo de Europa computa por separado las cifras catalanas porque esa comunidad tiene transferidas las competencias penitenciarias. Sin Cataluña, España alcanzaría el segundo peor registro: 133 presos por cada 100 plazas.

A pesar de que la población penitenciaria ha disminuido en los últimos años, la ratio actual entre número de empleada y empleado público y personal interno es del 2,2, una de las más elevadas en Europa y muy lejana de la de los países nórdicos que están alrededor de 1 empleado/interno.

En el contexto actual, denuncia CCOO, con unas plantillas muy mermadas y envejecidas y con una carga de trabajo muy elevada debido al elevado número de personas internas respecto al número de trabajadoras y trabajadores penitenciarios, el servicio público de prisiones se encuentra profundamente colapsado y con síntomas manifiestos de deterioro grave.

“Ante esta realidad, desde CCOO, queremos manifestar que los fines constitucionales de reinserción se han convertido en una mera declaración de intenciones y resulta imposible garantizar la seguridad y custodia de las personas internas y, lo que resulta aún mas preocupante, la propia salud de las empleadas y empleados públicos penitenciarios”.

15.03.2017

CCOO denuncia el colapso del sistema penitenciario por la falta de personal y su envejecimiento

La Sección Sindical Estatal de Instituciones Penitenciarias (IIPP) en CCOO quiere manifestar su preocupación por los datos que la Administración Penitenciaria ha facilitado una vez que desde este sindicato y a través de la Ley de Transparencia se solicitó el número de vacantes de personal penitenciario en los centros que son competencia de la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias. Según estos datos hay 2.855 vacantes, lo que supone un 13% del personal total de IIPP; 2.202 vacantes corresponden a personal funcionario y 653 a personal laboral.

El caso del personal laboral es extremadamente grave ya que el porcentaje de vacantes es superior al 25% del personal, cifra absolutamente inasumible, que imposibilita cualquier gestión pública de las labores que le son encomendadas. En este caso la privatización ya es una realidad y hay empresas que realizan funciones de mantenimiento, limpieza, o demandaduría mientras que no se cubren los efectivos de personal laboral.

E incluso nos encontramos con situaciones donde personal interno a través de talleres de limpieza, sustituye a empleados y empleadas públicas que se jubilan, donde las personas privadas de libertad reciben una remuneración muy por debajo del sueldo mínimo interprofesional, que en muchos casos no supera los 300 euros anuales.

A este déficit estructural hay que sumar el paulatino envejecimiento de la plantilla, que sitúa a Instituciones Penitenciaras en una situación objetiva muy delicada en los próximos meses, por la inmediata jubilación de una parte muy importante de los efectivos.

Según los datos oficiales que la Administración Penitenciaria ha facilitado a Comisiones Obreras, una vez que se solicitaron por la vía de la Ley de Transparencia, el 38% de los empleadas y empleados públicos de Instituciones Penitenciarias tiene más de 51 años y sólo el 23% del personal penitenciario tiene menos de 40 años.

En algunos centros más del 60% de la plantilla tiene edades superiores a los 51 años, como es el caso de los centros de Cáceres, Burgos, CIS de Granada, CIS Victoria Kent, Topas y Villabona. El Centro Penitenciario de Topas (Salamanca) es el que tiene el dudoso honor de tener la plantilla más veterana de Instituciones Penitenciarias, con un 66,52% de sus trabajadores y trabajadoras con más de 51 años.

“Desde CCOO también queremos hacer mención al reciente informe del Consejo de Europa, donde se establece que las cárceles españolas figuran entre las más masificadas de Europa. Por cada 100 celdas disponibles, la Administración aloja a 119,6 presos, frente a una media europea de 91,4. La sobreocupación española se ha agravado en el último año a pesar de que el volumen de presos ha descendido”.

El dato empeora sensiblemente si se excluye a Cataluña. El Consejo de Europa computa por separado las cifras catalanas porque esa comunidad tiene transferidas las competencias penitenciarias. Sin Cataluña, España alcanzaría el segundo peor registro: 133 presos por cada 100 plazas.

A pesar de que la población penitenciaria ha disminuido en los últimos años, la ratio actual entre número de empleada y empleado público y personal interno es del 2,2, una de las más elevadas en Europa y muy lejana de la de los países nórdicos que están alrededor de 1 empleado/interno.

En el contexto actual, denuncia CCOO, con unas plantillas muy mermadas y envejecidas y con una carga de trabajo muy elevada debido al elevado número de personas internas respecto al número de trabajadoras y trabajadores penitenciarios, el servicio público de prisiones se encuentra profundamente colapsado y con síntomas manifiestos de deterioro grave.

“Ante esta realidad, desde CCOO, queremos manifestar que los fines constitucionales de reinserción se han convertido en una mera declaración de intenciones y resulta imposible garantizar la seguridad y custodia de las personas internas y, lo que resulta aún mas preocupante, la propia salud de las empleadas y empleados públicos penitenciarios”.

15.03.2017

CCOO denuncia el colapso del sistema penitenciario por la falta de personal y su envejecimiento

La Sección Sindical Estatal de Instituciones Penitenciarias (IIPP) en CCOO quiere manifestar su preocupación por los datos que la Administración Penitenciaria ha facilitado una vez que desde este sindicato y a través de la Ley de Transparencia se solicitó el número de vacantes de personal penitenciario en los centros que son competencia de la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias. Según estos datos hay 2.855 vacantes, lo que supone un 13% del personal total de IIPP; 2.202 vacantes corresponden a personal funcionario y 653 a personal laboral.

El caso del personal laboral es extremadamente grave ya que el porcentaje de vacantes es superior al 25% del personal, cifra absolutamente inasumible, que imposibilita cualquier gestión pública de las labores que le son encomendadas. En este caso la privatización ya es una realidad y hay empresas que realizan funciones de mantenimiento, limpieza, o demandaduría mientras que no se cubren los efectivos de personal laboral.

E incluso nos encontramos con situaciones donde personal interno a través de talleres de limpieza, sustituye a empleados y empleadas públicas que se jubilan, donde las personas privadas de libertad reciben una remuneración muy por debajo del sueldo mínimo interprofesional, que en muchos casos no supera los 300 euros anuales.

A este déficit estructural hay que sumar el paulatino envejecimiento de la plantilla, que sitúa a Instituciones Penitenciaras en una situación objetiva muy delicada en los próximos meses, por la inmediata jubilación de una parte muy importante de los efectivos.

Según los datos oficiales que la Administración Penitenciaria ha facilitado a Comisiones Obreras, una vez que se solicitaron por la vía de la Ley de Transparencia, el 38% de los empleadas y empleados públicos de Instituciones Penitenciarias tiene más de 51 años y sólo el 23% del personal penitenciario tiene menos de 40 años.

En algunos centros más del 60% de la plantilla tiene edades superiores a los 51 años, como es el caso de los centros de Cáceres, Burgos, CIS de Granada, CIS Victoria Kent, Topas y Villabona. El Centro Penitenciario de Topas (Salamanca) es el que tiene el dudoso honor de tener la plantilla más veterana de Instituciones Penitenciarias, con un 66,52% de sus trabajadores y trabajadoras con más de 51 años.

“Desde CCOO también queremos hacer mención al reciente informe del Consejo de Europa, donde se establece que las cárceles españolas figuran entre las más masificadas de Europa. Por cada 100 celdas disponibles, la Administración aloja a 119,6 presos, frente a una media europea de 91,4. La sobreocupación española se ha agravado en el último año a pesar de que el volumen de presos ha descendido”.

El dato empeora sensiblemente si se excluye a Cataluña. El Consejo de Europa computa por separado las cifras catalanas porque esa comunidad tiene transferidas las competencias penitenciarias. Sin Cataluña, España alcanzaría el segundo peor registro: 133 presos por cada 100 plazas.

A pesar de que la población penitenciaria ha disminuido en los últimos años, la ratio actual entre número de empleada y empleado público y personal interno es del 2,2, una de las más elevadas en Europa y muy lejana de la de los países nórdicos que están alrededor de 1 empleado/interno.

En el contexto actual, denuncia CCOO, con unas plantillas muy mermadas y envejecidas y con una carga de trabajo muy elevada debido al elevado número de personas internas respecto al número de trabajadoras y trabajadores penitenciarios, el servicio público de prisiones se encuentra profundamente colapsado y con síntomas manifiestos de deterioro grave.

“Ante esta realidad, desde CCOO, queremos manifestar que los fines constitucionales de reinserción se han convertido en una mera declaración de intenciones y resulta imposible garantizar la seguridad y custodia de las personas internas y, lo que resulta aún mas preocupante, la propia salud de las empleadas y empleados públicos penitenciarios”.

15.03.2017

CCOO denuncia el colapso del sistema penitenciario por la falta de personal y su envejecimiento

La Sección Sindical Estatal de Instituciones Penitenciarias (IIPP) en CCOO quiere manifestar su preocupación por los datos que la Administración Penitenciaria ha facilitado una vez que desde este sindicato y a través de la Ley de Transparencia se solicitó el número de vacantes de personal penitenciario en los centros que son competencia de la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias. Según estos datos hay 2.855 vacantes, lo que supone un 13% del personal total de IIPP; 2.202 vacantes corresponden a personal funcionario y 653 a personal laboral.

El caso del personal laboral es extremadamente grave ya que el porcentaje de vacantes es superior al 25% del personal, cifra absolutamente inasumible, que imposibilita cualquier gestión pública de las labores que le son encomendadas. En este caso la privatización ya es una realidad y hay empresas que realizan funciones de mantenimiento, limpieza, o demandaduría mientras que no se cubren los efectivos de personal laboral.

E incluso nos encontramos con situaciones donde personal interno a través de talleres de limpieza, sustituye a empleados y empleadas públicas que se jubilan, donde las personas privadas de libertad reciben una remuneración muy por debajo del sueldo mínimo interprofesional, que en muchos casos no supera los 300 euros anuales.

A este déficit estructural hay que sumar el paulatino envejecimiento de la plantilla, que sitúa a Instituciones Penitenciaras en una situación objetiva muy delicada en los próximos meses, por la inmediata jubilación de una parte muy importante de los efectivos.

Según los datos oficiales que la Administración Penitenciaria ha facilitado a Comisiones Obreras, una vez que se solicitaron por la vía de la Ley de Transparencia, el 38% de los empleadas y empleados públicos de Instituciones Penitenciarias tiene más de 51 años y sólo el 23% del personal penitenciario tiene menos de 40 años.

En algunos centros más del 60% de la plantilla tiene edades superiores a los 51 años, como es el caso de los centros de Cáceres, Burgos, CIS de Granada, CIS Victoria Kent, Topas y Villabona. El Centro Penitenciario de Topas (Salamanca) es el que tiene el dudoso honor de tener la plantilla más veterana de Instituciones Penitenciarias, con un 66,52% de sus trabajadores y trabajadoras con más de 51 años.

“Desde CCOO también queremos hacer mención al reciente informe del Consejo de Europa, donde se establece que las cárceles españolas figuran entre las más masificadas de Europa. Por cada 100 celdas disponibles, la Administración aloja a 119,6 presos, frente a una media europea de 91,4. La sobreocupación española se ha agravado en el último año a pesar de que el volumen de presos ha descendido”.

El dato empeora sensiblemente si se excluye a Cataluña. El Consejo de Europa computa por separado las cifras catalanas porque esa comunidad tiene transferidas las competencias penitenciarias. Sin Cataluña, España alcanzaría el segundo peor registro: 133 presos por cada 100 plazas.

A pesar de que la población penitenciaria ha disminuido en los últimos años, la ratio actual entre número de empleada y empleado público y personal interno es del 2,2, una de las más elevadas en Europa y muy lejana de la de los países nórdicos que están alrededor de 1 empleado/interno.

En el contexto actual, denuncia CCOO, con unas plantillas muy mermadas y envejecidas y con una carga de trabajo muy elevada debido al elevado número de personas internas respecto al número de trabajadoras y trabajadores penitenciarios, el servicio público de prisiones se encuentra profundamente colapsado y con síntomas manifiestos de deterioro grave.

“Ante esta realidad, desde CCOO, queremos manifestar que los fines constitucionales de reinserción se han convertido en una mera declaración de intenciones y resulta imposible garantizar la seguridad y custodia de las personas internas y, lo que resulta aún mas preocupante, la propia salud de las empleadas y empleados públicos penitenciarios”.

15.03.2017

CCOO denuncia el colapso del sistema penitenciario por la falta de personal y su envejecimiento

La Sección Sindical Estatal de Instituciones Penitenciarias (IIPP) en CCOO quiere manifestar su preocupación por los datos que la Administración Penitenciaria ha facilitado una vez que desde este sindicato y a través de la Ley de Transparencia se solicitó el número de vacantes de personal penitenciario en los centros que son competencia de la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias. Según estos datos hay 2.855 vacantes, lo que supone un 13% del personal total de IIPP; 2.202 vacantes corresponden a personal funcionario y 653 a personal laboral.

El caso del personal laboral es extremadamente grave ya que el porcentaje de vacantes es superior al 25% del personal, cifra absolutamente inasumible, que imposibilita cualquier gestión pública de las labores que le son encomendadas. En este caso la privatización ya es una realidad y hay empresas que realizan funciones de mantenimiento, limpieza, o demandaduría mientras que no se cubren los efectivos de personal laboral.

E incluso nos encontramos con situaciones donde personal interno a través de talleres de limpieza, sustituye a empleados y empleadas públicas que se jubilan, donde las personas privadas de libertad reciben una remuneración muy por debajo del sueldo mínimo interprofesional, que en muchos casos no supera los 300 euros anuales.

A este déficit estructural hay que sumar el paulatino envejecimiento de la plantilla, que sitúa a Instituciones Penitenciaras en una situación objetiva muy delicada en los próximos meses, por la inmediata jubilación de una parte muy importante de los efectivos.

Según los datos oficiales que la Administración Penitenciaria ha facilitado a Comisiones Obreras, una vez que se solicitaron por la vía de la Ley de Transparencia, el 38% de los empleadas y empleados públicos de Instituciones Penitenciarias tiene más de 51 años y sólo el 23% del personal penitenciario tiene menos de 40 años.

En algunos centros más del 60% de la plantilla tiene edades superiores a los 51 años, como es el caso de los centros de Cáceres, Burgos, CIS de Granada, CIS Victoria Kent, Topas y Villabona. El Centro Penitenciario de Topas (Salamanca) es el que tiene el dudoso honor de tener la plantilla más veterana de Instituciones Penitenciarias, con un 66,52% de sus trabajadores y trabajadoras con más de 51 años.

“Desde CCOO también queremos hacer mención al reciente informe del Consejo de Europa, donde se establece que las cárceles españolas figuran entre las más masificadas de Europa. Por cada 100 celdas disponibles, la Administración aloja a 119,6 presos, frente a una media europea de 91,4. La sobreocupación española se ha agravado en el último año a pesar de que el volumen de presos ha descendido”.

El dato empeora sensiblemente si se excluye a Cataluña. El Consejo de Europa computa por separado las cifras catalanas porque esa comunidad tiene transferidas las competencias penitenciarias. Sin Cataluña, España alcanzaría el segundo peor registro: 133 presos por cada 100 plazas.

A pesar de que la población penitenciaria ha disminuido en los últimos años, la ratio actual entre número de empleada y empleado público y personal interno es del 2,2, una de las más elevadas en Europa y muy lejana de la de los países nórdicos que están alrededor de 1 empleado/interno.

En el contexto actual, denuncia CCOO, con unas plantillas muy mermadas y envejecidas y con una carga de trabajo muy elevada debido al elevado número de personas internas respecto al número de trabajadoras y trabajadores penitenciarios, el servicio público de prisiones se encuentra profundamente colapsado y con síntomas manifiestos de deterioro grave.

“Ante esta realidad, desde CCOO, queremos manifestar que los fines constitucionales de reinserción se han convertido en una mera declaración de intenciones y resulta imposible garantizar la seguridad y custodia de las personas internas y, lo que resulta aún mas preocupante, la propia salud de las empleadas y empleados públicos penitenciarios”.

15.03.2017

CCOO denuncia el colapso del sistema penitenciario por la falta de personal y su envejecimiento

La Sección Sindical Estatal de Instituciones Penitenciarias (IIPP) en CCOO quiere manifestar su preocupación por los datos que la Administración Penitenciaria ha facilitado una vez que desde este sindicato y a través de la Ley de Transparencia se solicitó el número de vacantes de personal penitenciario en los centros que son competencia de la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias. Según estos datos hay 2.855 vacantes, lo que supone un 13% del personal total de IIPP; 2.202 vacantes corresponden a personal funcionario y 653 a personal laboral.

El caso del personal laboral es extremadamente grave ya que el porcentaje de vacantes es superior al 25% del personal, cifra absolutamente inasumible, que imposibilita cualquier gestión pública de las labores que le son encomendadas. En este caso la privatización ya es una realidad y hay empresas que realizan funciones de mantenimiento, limpieza, o demandaduría mientras que no se cubren los efectivos de personal laboral.

E incluso nos encontramos con situaciones donde personal interno a través de talleres de limpieza, sustituye a empleados y empleadas públicas que se jubilan, donde las personas privadas de libertad reciben una remuneración muy por debajo del sueldo mínimo interprofesional, que en muchos casos no supera los 300 euros anuales.

A este déficit estructural hay que sumar el paulatino envejecimiento de la plantilla, que sitúa a Instituciones Penitenciaras en una situación objetiva muy delicada en los próximos meses, por la inmediata jubilación de una parte muy importante de los efectivos.

Según los datos oficiales que la Administración Penitenciaria ha facilitado a Comisiones Obreras, una vez que se solicitaron por la vía de la Ley de Transparencia, el 38% de los empleadas y empleados públicos de Instituciones Penitenciarias tiene más de 51 años y sólo el 23% del personal penitenciario tiene menos de 40 años.

En algunos centros más del 60% de la plantilla tiene edades superiores a los 51 años, como es el caso de los centros de Cáceres, Burgos, CIS de Granada, CIS Victoria Kent, Topas y Villabona. El Centro Penitenciario de Topas (Salamanca) es el que tiene el dudoso honor de tener la plantilla más veterana de Instituciones Penitenciarias, con un 66,52% de sus trabajadores y trabajadoras con más de 51 años.

“Desde CCOO también queremos hacer mención al reciente informe del Consejo de Europa, donde se establece que las cárceles españolas figuran entre las más masificadas de Europa. Por cada 100 celdas disponibles, la Administración aloja a 119,6 presos, frente a una media europea de 91,4. La sobreocupación española se ha agravado en el último año a pesar de que el volumen de presos ha descendido”.

El dato empeora sensiblemente si se excluye a Cataluña. El Consejo de Europa computa por separado las cifras catalanas porque esa comunidad tiene transferidas las competencias penitenciarias. Sin Cataluña, España alcanzaría el segundo peor registro: 133 presos por cada 100 plazas.

A pesar de que la población penitenciaria ha disminuido en los últimos años, la ratio actual entre número de empleada y empleado público y personal interno es del 2,2, una de las más elevadas en Europa y muy lejana de la de los países nórdicos que están alrededor de 1 empleado/interno.

En el contexto actual, denuncia CCOO, con unas plantillas muy mermadas y envejecidas y con una carga de trabajo muy elevada debido al elevado número de personas internas respecto al número de trabajadoras y trabajadores penitenciarios, el servicio público de prisiones se encuentra profundamente colapsado y con síntomas manifiestos de deterioro grave.

“Ante esta realidad, desde CCOO, queremos manifestar que los fines constitucionales de reinserción se han convertido en una mera declaración de intenciones y resulta imposible garantizar la seguridad y custodia de las personas internas y, lo que resulta aún mas preocupante, la propia salud de las empleadas y empleados públicos penitenciarios”.

15.03.2017

CCOO denuncia el colapso del sistema penitenciario por la falta de personal y su envejecimiento

La Sección Sindical Estatal de Instituciones Penitenciarias (IIPP) en CCOO quiere manifestar su preocupación por los datos que la Administración Penitenciaria ha facilitado una vez que desde este sindicato y a través de la Ley de Transparencia se solicitó el número de vacantes de personal penitenciario en los centros que son competencia de la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias. Según estos datos hay 2.855 vacantes, lo que supone un 13% del personal total de IIPP; 2.202 vacantes corresponden a personal funcionario y 653 a personal laboral.

El caso del personal laboral es extremadamente grave ya que el porcentaje de vacantes es superior al 25% del personal, cifra absolutamente inasumible, que imposibilita cualquier gestión pública de las labores que le son encomendadas. En este caso la privatización ya es una realidad y hay empresas que realizan funciones de mantenimiento, limpieza, o demandaduría mientras que no se cubren los efectivos de personal laboral.

E incluso nos encontramos con situaciones donde personal interno a través de talleres de limpieza, sustituye a empleados y empleadas públicas que se jubilan, donde las personas privadas de libertad reciben una remuneración muy por debajo del sueldo mínimo interprofesional, que en muchos casos no supera los 300 euros anuales.

A este déficit estructural hay que sumar el paulatino envejecimiento de la plantilla, que sitúa a Instituciones Penitenciaras en una situación objetiva muy delicada en los próximos meses, por la inmediata jubilación de una parte muy importante de los efectivos.

Según los datos oficiales que la Administración Penitenciaria ha facilitado a Comisiones Obreras, una vez que se solicitaron por la vía de la Ley de Transparencia, el 38% de los empleadas y empleados públicos de Instituciones Penitenciarias tiene más de 51 años y sólo el 23% del personal penitenciario tiene menos de 40 años.

En algunos centros más del 60% de la plantilla tiene edades superiores a los 51 años, como es el caso de los centros de Cáceres, Burgos, CIS de Granada, CIS Victoria Kent, Topas y Villabona. El Centro Penitenciario de Topas (Salamanca) es el que tiene el dudoso honor de tener la plantilla más veterana de Instituciones Penitenciarias, con un 66,52% de sus trabajadores y trabajadoras con más de 51 años.

“Desde CCOO también queremos hacer mención al reciente informe del Consejo de Europa, donde se establece que las cárceles españolas figuran entre las más masificadas de Europa. Por cada 100 celdas disponibles, la Administración aloja a 119,6 presos, frente a una media europea de 91,4. La sobreocupación española se ha agravado en el último año a pesar de que el volumen de presos ha descendido”.

El dato empeora sensiblemente si se excluye a Cataluña. El Consejo de Europa computa por separado las cifras catalanas porque esa comunidad tiene transferidas las competencias penitenciarias. Sin Cataluña, España alcanzaría el segundo peor registro: 133 presos por cada 100 plazas.

A pesar de que la población penitenciaria ha disminuido en los últimos años, la ratio actual entre número de empleada y empleado público y personal interno es del 2,2, una de las más elevadas en Europa y muy lejana de la de los países nórdicos que están alrededor de 1 empleado/interno.

En el contexto actual, denuncia CCOO, con unas plantillas muy mermadas y envejecidas y con una carga de trabajo muy elevada debido al elevado número de personas internas respecto al número de trabajadoras y trabajadores penitenciarios, el servicio público de prisiones se encuentra profundamente colapsado y con síntomas manifiestos de deterioro grave.

“Ante esta realidad, desde CCOO, queremos manifestar que los fines constitucionales de reinserción se han convertido en una mera declaración de intenciones y resulta imposible garantizar la seguridad y custodia de las personas internas y, lo que resulta aún mas preocupante, la propia salud de las empleadas y empleados públicos penitenciarios”.

15.03.2017

CCOO denuncia el colapso del sistema penitenciario por la falta de personal y su envejecimiento

La Sección Sindical Estatal de Instituciones Penitenciarias (IIPP) en CCOO quiere manifestar su preocupación por los datos que la Administración Penitenciaria ha facilitado una vez que desde este sindicato y a través de la Ley de Transparencia se solicitó el número de vacantes de personal penitenciario en los centros que son competencia de la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias. Según estos datos hay 2.855 vacantes, lo que supone un 13% del personal total de IIPP; 2.202 vacantes corresponden a personal funcionario y 653 a personal laboral.

El caso del personal laboral es extremadamente grave ya que el porcentaje de vacantes es superior al 25% del personal, cifra absolutamente inasumible, que imposibilita cualquier gestión pública de las labores que le son encomendadas. En este caso la privatización ya es una realidad y hay empresas que realizan funciones de mantenimiento, limpieza, o demandaduría mientras que no se cubren los efectivos de personal laboral.

E incluso nos encontramos con situaciones donde personal interno a través de talleres de limpieza, sustituye a empleados y empleadas públicas que se jubilan, donde las personas privadas de libertad reciben una remuneración muy por debajo del sueldo mínimo interprofesional, que en muchos casos no supera los 300 euros anuales.

A este déficit estructural hay que sumar el paulatino envejecimiento de la plantilla, que sitúa a Instituciones Penitenciaras en una situación objetiva muy delicada en los próximos meses, por la inmediata jubilación de una parte muy importante de los efectivos.

Según los datos oficiales que la Administración Penitenciaria ha facilitado a Comisiones Obreras, una vez que se solicitaron por la vía de la Ley de Transparencia, el 38% de los empleadas y empleados públicos de Instituciones Penitenciarias tiene más de 51 años y sólo el 23% del personal penitenciario tiene menos de 40 años.

En algunos centros más del 60% de la plantilla tiene edades superiores a los 51 años, como es el caso de los centros de Cáceres, Burgos, CIS de Granada, CIS Victoria Kent, Topas y Villabona. El Centro Penitenciario de Topas (Salamanca) es el que tiene el dudoso honor de tener la plantilla más veterana de Instituciones Penitenciarias, con un 66,52% de sus trabajadores y trabajadoras con más de 51 años.

“Desde CCOO también queremos hacer mención al reciente informe del Consejo de Europa, donde se establece que las cárceles españolas figuran entre las más masificadas de Europa. Por cada 100 celdas disponibles, la Administración aloja a 119,6 presos, frente a una media europea de 91,4. La sobreocupación española se ha agravado en el último año a pesar de que el volumen de presos ha descendido”.

El dato empeora sensiblemente si se excluye a Cataluña. El Consejo de Europa computa por separado las cifras catalanas porque esa comunidad tiene transferidas las competencias penitenciarias. Sin Cataluña, España alcanzaría el segundo peor registro: 133 presos por cada 100 plazas.

A pesar de que la población penitenciaria ha disminuido en los últimos años, la ratio actual entre número de empleada y empleado público y personal interno es del 2,2, una de las más elevadas en Europa y muy lejana de la de los países nórdicos que están alrededor de 1 empleado/interno.

En el contexto actual, denuncia CCOO, con unas plantillas muy mermadas y envejecidas y con una carga de trabajo muy elevada debido al elevado número de personas internas respecto al número de trabajadoras y trabajadores penitenciarios, el servicio público de prisiones se encuentra profundamente colapsado y con síntomas manifiestos de deterioro grave.

“Ante esta realidad, desde CCOO, queremos manifestar que los fines constitucionales de reinserción se han convertido en una mera declaración de intenciones y resulta imposible garantizar la seguridad y custodia de las personas internas y, lo que resulta aún mas preocupante, la propia salud de las empleadas y empleados públicos penitenciarios”.

15.03.2017

CCOO denuncia el colapso del sistema penitenciario por la falta de personal y su envejecimiento

La Sección Sindical Estatal de Instituciones Penitenciarias (IIPP) en CCOO quiere manifestar su preocupación por los datos que la Administración Penitenciaria ha facilitado una vez que desde este sindicato y a través de la Ley de Transparencia se solicitó el número de vacantes de personal penitenciario en los centros que son competencia de la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias. Según estos datos hay 2.855 vacantes, lo que supone un 13% del personal total de IIPP; 2.202 vacantes corresponden a personal funcionario y 653 a personal laboral.

El caso del personal laboral es extremadamente grave ya que el porcentaje de vacantes es superior al 25% del personal, cifra absolutamente inasumible, que imposibilita cualquier gestión pública de las labores que le son encomendadas. En este caso la privatización ya es una realidad y hay empresas que realizan funciones de mantenimiento, limpieza, o demandaduría mientras que no se cubren los efectivos de personal laboral.

E incluso nos encontramos con situaciones donde personal interno a través de talleres de limpieza, sustituye a empleados y empleadas públicas que se jubilan, donde las personas privadas de libertad reciben una remuneración muy por debajo del sueldo mínimo interprofesional, que en muchos casos no supera los 300 euros anuales.

A este déficit estructural hay que sumar el paulatino envejecimiento de la plantilla, que sitúa a Instituciones Penitenciaras en una situación objetiva muy delicada en los próximos meses, por la inmediata jubilación de una parte muy importante de los efectivos.

Según los datos oficiales que la Administración Penitenciaria ha facilitado a Comisiones Obreras, una vez que se solicitaron por la vía de la Ley de Transparencia, el 38% de los empleadas y empleados públicos de Instituciones Penitenciarias tiene más de 51 años y sólo el 23% del personal penitenciario tiene menos de 40 años.

En algunos centros más del 60% de la plantilla tiene edades superiores a los 51 años, como es el caso de los centros de Cáceres, Burgos, CIS de Granada, CIS Victoria Kent, Topas y Villabona. El Centro Penitenciario de Topas (Salamanca) es el que tiene el dudoso honor de tener la plantilla más veterana de Instituciones Penitenciarias, con un 66,52% de sus trabajadores y trabajadoras con más de 51 años.

“Desde CCOO también queremos hacer mención al reciente informe del Consejo de Europa, donde se establece que las cárceles españolas figuran entre las más masificadas de Europa. Por cada 100 celdas disponibles, la Administración aloja a 119,6 presos, frente a una media europea de 91,4. La sobreocupación española se ha agravado en el último año a pesar de que el volumen de presos ha descendido”.

El dato empeora sensiblemente si se excluye a Cataluña. El Consejo de Europa computa por separado las cifras catalanas porque esa comunidad tiene transferidas las competencias penitenciarias. Sin Cataluña, España alcanzaría el segundo peor registro: 133 presos por cada 100 plazas.

A pesar de que la población penitenciaria ha disminuido en los últimos años, la ratio actual entre número de empleada y empleado público y personal interno es del 2,2, una de las más elevadas en Europa y muy lejana de la de los países nórdicos que están alrededor de 1 empleado/interno.

En el contexto actual, denuncia CCOO, con unas plantillas muy mermadas y envejecidas y con una carga de trabajo muy elevada debido al elevado número de personas internas respecto al número de trabajadoras y trabajadores penitenciarios, el servicio público de prisiones se encuentra profundamente colapsado y con síntomas manifiestos de deterioro grave.

“Ante esta realidad, desde CCOO, queremos manifestar que los fines constitucionales de reinserción se han convertido en una mera declaración de intenciones y resulta imposible garantizar la seguridad y custodia de las personas internas y, lo que resulta aún mas preocupante, la propia salud de las empleadas y empleados públicos penitenciarios”.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.